Clup Hipico

Para los amantes de los caballos o ponis, que pueden ser desde amazonas o ginetes hasta caballos y ponis


No estás conectado. Conéctate o registrate

La casa de Ethan

Ir a la página : Precedente  1, 2, 3  Siguiente

Ir abajo  Mensaje [Página 2 de 3.]

26 Re: La casa de Ethan el Vie Ene 20, 2012 6:18 am

Ethan (Ukyo)

avatar
Y un beso. Un beso largo. Y luego otro. Y manos que acarician una espalda. Y la felicidad, ahí, tan cerca; tan palpable. Y de pronto el miedo a perderla. Y luego la seguridad de que ella se quedaría allí para siempre, conmigo. Para siempre. ¿De verdad es así? ¿De verdad ella estará ahí para siempre? ¿Realmente el amor loco que sentíamos el uno por el otro nunca se iría? Sí, de verdad. Yo lo sabía. No me importaban las experiencias de los demás, ni las estadísticas, ni saber lo mal que resultaban los romances cuando uno era joven y aún tenía ganas de experimentar. En nuestro caso era diferente. Lo era, realmente. A pesar de que muchos hubiesen dicho esas mismas palabras, las hubiesen grabado a fuego en su mente y al final todo hubiese dado un giro inesperado y haya terminado mal, ésta iba a ser la excepción. Con ella podía decir que todo terminaría bien. Lo sabía. No podía ser de otra manera. Me separé lentamente, dirigiendo mi rostro hasta su cuello, depositando un suave beso allí, para luego dirigirme hasta su oído. - Te amo, Layla. Te amo muchísimo -exclamé, casi liberando aquellas palabras. Y sonreí. Simplemente sonreí, porque eso era lo que ella provocaba. Sonrisas. Felicidad. La felicidad misma, sin matices, sin problemas. Felicidad pura y dura. Volví a besarla, con tanta fuerza como antes, con tanta pasión, con tantas ganas de que aquello fuese eterno. Lo sería, yo me encargaría de que lo fuese, de que nunca jamás terminara.

27 Re: La casa de Ethan el Sáb Ene 21, 2012 1:41 am

Layla (epi)

avatar
Estaba a punto de sugerir, sutilmente, que fuéramos a descansar. A dormir y reposar, renovar energías, después de tan larga jornada. Pero el mero placer que causaba el sentir sus labios danzar al compás de los míos, moviéndose ambos en armonía, me detuvo. Cierto, los dos necesitábamos un tiempo a solas. Un tiempo que jamás habíamos tenido, tan escaso como la cercanía que ahora presentábamos: la distancia entre ambos era mínima, si acaso nula, pues prácticamente era la ropa la milimétrica separación que impedía que nuestros cuerpos se tocaran. Pero no me incomodaba, en lo absoluto. Todo lo contrario, me encantaba, amaba estar así. Escuché sus dulces palabras como si fueran lo que más necesitara en el mundo para vivir, como si dependiera solamente de él para ser feliz. Cosa que veía como muy cierta, y en lo que confiaba siempre duraría. -También te amo. Eres lo que más me importa en el mundo- susurré, apenas separándome, manteniendo la cercanía que habíamos presentado después de cenar, sin querer ni intentar hacer nada por distanciarme físicamente; todo lo contrario. Mis manos se paseaban una y otra vez entre sus cabellos, disfrutando de la sedosidad de ellos tanto como mis labios de sus prolongados besos. Jamás querría que aquello terminara.


_________________
Un corazón que se rompe nunca verá,
el amor y cuidado que obtiene,
de todos quienes lo ven,
y de todos a quienes toca.
No, está ciego de furor,
rabia, dolor y tristeza.
Oh, cómo quisiera decirle a ése corazón,
que no todo es malo,
que para la gente es importante,
que aprendemos a vivir.
Entonces tengo que esperar,
a que ese corazón,
comience a sanar.

-Orthgirl123 en deviantArt

28 Re: La casa de Ethan el Lun Ene 23, 2012 8:38 pm

Ethan (Ukyo)

avatar
Los besos no cesaron; y si fuera por mí, realmente no cesarían jamás. Ella era una de las cosas más importantes que tenía ahora mismo. Mi cable a tierra, aquella persona única que lograba hacerme olvidar todos los problemas, todas las penas, todo lo malo. Sonreí. Me seguía pareciendo un milagro que todo hubiese ido tan bien entre nosotros, más allá de todos los problemas, las discusiones. Más allá de las separaciones que habíamos tenido, nuestro amor había salido a flote en el mejor momento, en el que más lo necesitaba. Me separé, lentamente, dejando aún mis manos posadas en la cintura de Layla, esbozando una sonrisa y depositando un beso en su frente. -Será mejor que vayamos a dormir- mascullé lentamente, aún sonriendo. Sería lo mejor. Claro que quería seguir allí con ella. Claro que quería besarla. Pero no, no era buena idea; por lo tanto, la mejor opción era irnos a dormir. Sí, realmente necesitaba unas buenas horas de sueño reparador, sueño que me quitase todo aquél cansancio que llevaba acumulado. -¿Vamos?- pregunté, entrelazando mis dedos con los suyos, dirigiendo ahora mi mirada hacia la escalera que llevaba hacia la segunda planta; donde se encontraba mi habitación.

29 Re: La casa de Ethan el Miér Ene 25, 2012 12:11 am

Layla (epi)

avatar
...dormir. Claro, dormir, descansar, cerrar los ojos sobre una almohada reclinada en una cama. Era lo más normal del mundo, ¿qué no? Sí, lo era, pero no era algo que me apetecía precisamente en ésos momentos, pese a que sabía que lo necesitaba de verdad. Lo necesitaba para mantener la cordura y para mantener mis energías y ánimos al límite, cosa indispensable en mi carácter. -Vamos- accedí, asintiendo con la cabeza. No podía estar triste, no, no podía; estaba Ethan y era lo que me alegraba siempre. Noté que se dirigía a las escaleras, por lo que lo seguí sin vacilar, suponiendo que su habitación estaba el segundo piso de su casa. -Tu casa es bastante bonita, ¿eh?- comenté sonriendo. Y sí, lo era. Todo parecía estar acomodado acorde al resto de las cosas, ningún adorno estaba de más y tampoco se podía decir que faltara algún decorativo por alguna parte.


_________________
Un corazón que se rompe nunca verá,
el amor y cuidado que obtiene,
de todos quienes lo ven,
y de todos a quienes toca.
No, está ciego de furor,
rabia, dolor y tristeza.
Oh, cómo quisiera decirle a ése corazón,
que no todo es malo,
que para la gente es importante,
que aprendemos a vivir.
Entonces tengo que esperar,
a que ese corazón,
comience a sanar.

-Orthgirl123 en deviantArt

30 Re: La casa de Ethan el Sáb Ene 28, 2012 5:29 am

Ethan (Ukyo)

avatar
-Gracias- respondí ante el halago para la casa. Enteramente para la casa. Yo, por mi parte, poco había hecho. Se podía decir que toda aquella buena decoración era gracias a mi madre, y quizás a alguna que otra amiga. Podía admitir que tenía buen gusto, sin embargo no lograba colocar las cosas en el lugar justo como las mujeres podían hacerlo. Subí escalón por escalón, manteniendo los dedos de Layla entrelazados con los míos, mientras que mis dedos comenzaban a trazar líneas imaginarias justamente en su mano. En cuanto terminamos de subir la escalera me dirigí hacia mi cuarto. La puerta se encontraba abierta y la cama estaba tendida. Las cortinas estaban retiradas hacia un lado, por lo que la vista se dejaba apreciar con suma facilidad. No encendí la luz, pues la luz que venía desde afuera, proveniente de la misma luna era suficiente. Solté ahora la mano de ella, dándole libertad para que se moviese tanto como quisiera por el cuarto, pues podría decir que era tanto suyo como mío. Me senté en la cama, mientras observaba con una sonrisa entusiasta a Layla.

31 Re: La casa de Ethan el Lun Ene 30, 2012 11:35 pm

Layla (epi)

avatar
Su habitación, con los colores bellamente a juego, era bastante amplia y espaciosa; quizás más de lo que me habría imaginado. Bueno, sí, lo era. Había sólo una cama, con un espacio para dos, lo que significaba que dormiríamos los dos juntos. Pero no, no me incomodaba en lo absoluto, ni me extrañaba en lo más mínimo; sino todo lo contrario. La clarísima luz de la luna, cayendo plateada por la ventana con la cortina recogida, iluminaba todo sin necesidad de alguna otra fuente de luz adicional, lo que le daba al lugar un toque bastante cómodo y acogedor. Casi instintivamente me acerqué al cristal del ventanal, mirando en silencio a la luna que brillaba llena en el firmamento. -Es precioso. Toda tu casa es preciosa- me reí, sacudiendo burlonamente la cabeza. Me giré y apoyé las manos sobre el marco de la ventana, mirando fijamente algún punto perdido entre las almohadas en la cabecera de la cama. -Bueno, a fin de cuentas, todo se parece a su dueño, ¿cierto?- ladeé la cabeza y arqueé con picardía una ceja, respondiéndole la sonrisa con otra igualmente alegre.


_________________
Un corazón que se rompe nunca verá,
el amor y cuidado que obtiene,
de todos quienes lo ven,
y de todos a quienes toca.
No, está ciego de furor,
rabia, dolor y tristeza.
Oh, cómo quisiera decirle a ése corazón,
que no todo es malo,
que para la gente es importante,
que aprendemos a vivir.
Entonces tengo que esperar,
a que ese corazón,
comience a sanar.

-Orthgirl123 en deviantArt

32 Re: La casa de Ethan el Vie Feb 03, 2012 7:04 am

Ethan (Ukyo)

avatar
La ansiedad hacía acto de presencia una vez más, como para variar. Cada vez que ella se acercaba, cada vez que estaba en una situación en la que Layla se viese involucrada, había un conjunto de emociones que se alojaban en la parte baja de mi estómago, revoloteando como millones de mariposas recién liberadas. Y éso me gustaba, en parte, pues viéndolo de otra manera me sentía extremadamente torpe. Cuando las palabras se quedaban atascadas en mi boca o cuando aquellas sonrisas idiotizadas se instalaban en mi rostro, sencillamente me planteaba la idea de que debía buscar una solución. Pero por otro lado, la satisfacción de sentir aquello llamado amor; aquella cosa de la que todos hablaban pero nadie sabía demasiado superaba cualquier otro defecto que pudiese existir en aquella relación. Y la observé, sonriente, ladeando mi cabeza y dejando que mis ojos quedaran prendidos de aquella esencia de Layla, aquello que transmitía. Escuché sus palabras mientras dejaba descansar mi espalda en el respaldo de la cama, subiendo una de mis piernas a el mullido colchón. -Precioso... En ésta misma habitación hay muchas cosas que dejan en ridículo a esas cosas que tú llamas preciosas- no hizo falta decir más, pues confiaba en que se hubiese entendido. La belleza de ella era superior a cualquier otra cosa: superior a cualquier habitación bonita, superior a cualquier casa bonita, superior a la más bella de las lunas llenas y a la mujer más hermosa de la tierra. Nadie como ella. No. Nada lograba superarla, siquiera alcanzarla. Hice caso omiso a sus últimas palabras, pues para mí, había quedado más que claro que nada se podía comparar a ella. Centré mi mirada en su rostro, analizando sus facciones, rindiéndome finalmente al no lograrlo.

33 Re: La casa de Ethan el Dom Feb 05, 2012 9:12 am

Layla (epi)

avatar
-Sí, bueno. Tú eres un gran ejemplo- murmuré, mirándolo con una ceja arqueada. La luz de la luna, que alcanzaba a alumbrar bastante hasta el umbral de la puerta de la habitación, daba a los ojos de Ethan un toque...extraño. Extraño y cautivador a la vez. Volviéndolos, si acaso, más verdes aún. -Y no permitiré que digas algo en contra de éso- advertí, en un tono supuestamente severo que encerraba una nota de burla en él. Después me reí, sonriendo y sacudiendo la cabeza. Vinieron volando a mí los primeros recuerdos que tenía de él: la primera vez que nos vimos, que nos hablamos, que nos cruzamos la palabra. Todos los momentos, tanto buenos y malos, que había pasado con él, a su lado, apoyándonos mutuamente. Era algo que definitivamente jamás querría olvidar, puesto que desde el primer día en que lo había visto todo había cambiado para bien: sonrisas, alegrías, besos, caricias, abrazos; tanto como las tristezas, llantos y dolor que habíamos compartido. Momentos que estaban latentes y sellados por siempre en mi mente, de éso estaba segura. Casi involuntariamente di un par de pasos hacia el frente, quedando justo a un lado de la base del colchón en la cama de Ethan. También recordé aquel momento estúpido donde estúpidamente le había gritado cosas estúpidas en los estúpidos establos. Cosas que me hicieron sentir, de hecho, estúpida. Pero agradecí el hecho de que hicimos las pases, volvimos a la normalidad. Volvimos a ser nosotros. Y a estar juntos. Recliné una rodilla en el colchón, manteniéndome erguida con la espalda girada en su dirección. -Tú eres el precioso- afirmé, sin dar lugar a cualquier palabra que intentara demostrar lo contrario.


_________________
Un corazón que se rompe nunca verá,
el amor y cuidado que obtiene,
de todos quienes lo ven,
y de todos a quienes toca.
No, está ciego de furor,
rabia, dolor y tristeza.
Oh, cómo quisiera decirle a ése corazón,
que no todo es malo,
que para la gente es importante,
que aprendemos a vivir.
Entonces tengo que esperar,
a que ese corazón,
comience a sanar.

-Orthgirl123 en deviantArt

34 Re: La casa de Ethan el Dom Feb 05, 2012 8:37 pm

Ethan (Ukyo)

avatar
Un gran ejemplo. Sí, ¿ejemplo de qué? De nada. Ella era el ejemplo. A pesar de que esos pensamientos daban vueltas de forma constante por mi mente no dije nada; no la contradije ni hice ninguna mueca que pudiese expresar mi supuesto descontento. No. Me limité a esbozar una sonrisa burlona, encogiéndome ligeramente de hombros, dejando que la situación fluyese, por decirlo de alguna manera. Lo mejor era evitar ahora esas discusiones que teníamos a menudo, discusiones de niños. De no ser así, estaríamos seguramente hasta altas horas de la madrugada discutiendo sobre quién serviría mejor para ejemplo y sus razones. No. Tenía otros planes para la noche, como por ejemplo, dormir. -No diré nada. Ni siquiera lo he pensado, no tengo intenciones de contradecirte- hice una pausa, mientras desviaba la mirada y la clavaba en la ventana. -Después de todo, te puedo dejar ganar una vez. Siempre pierdes. Nunca puedes conmigo, así que es hora de dejártelo pasar- bromee, mientras dejaba que una risa leve se escapase de mis labios. Esperé a ver que hacía en cuanto vi que se dirigía hacia la cama, escuchando sus palabras. Ladee mis labios en una clara expresión de ligero desacuerdo. -Bueno, éso sí te lo podría discutir- solté nuevamente otra risa, negando con la cabeza. Al tenerla allí, tan cerca, nuevamente el nerviosismo me ganó la partida, a la que no pude resistirme en lo absoluto. Las mariposas estaban allí, arraigadas en mi vientre. Estiré mi mano, tomando la suya y clavando mi vista y mi atención en ella, esbozando una pequeña sonrisa. Luego me acerqué, deshaciendo el espacio que había quedado entre nosotros dos, tomando su rostro con la mano que me quedaba libre que depositando un suave beso en sus labios, dando rienda suelta a todos aquellos sentimientos que se agrupaban en mi mente, a todos aquellos pensamientos.

35 Re: La casa de Ethan el Lun Feb 06, 2012 5:20 am

Layla (epi)

avatar
-Tomaré eso como...¿un favor?- me quejé, conteniendo la risa. Sí, claro. Gran favor sería el hecho de que me dejara "ganar" aquel pequeño debate. Sacudí la cabeza con afán de negación, ya que a fin de cuentas no estaba del todo de acuerdo. -Bien, yo también puedo discutirlo- aseguré. -Comenzando por el hecho de...-lo vi acercarse, lo que me enmudeció como un acto reflejo. Y me silenciaron aún más sus labios, tan cálidos como siempre; con sus besos que siempre me hacían anhelar más. Y más, y más, y más. Apoyé la otra pierna en el colchón, quedando de rodillas sobre la cama perfectamente a la altura de Ethan. Mis brazos, al no tener otra cosa que los ocupara, se dedicaron a abrazar su cuello, manteniéndolo cerca; lo más cerca posible como si temiera que algo pudiera separarnos. Claro que no podría ser: estábamos los dos solos, ahí, en la habitación, sin nada que interrumpiera. Otra vez, igual que en la cocina. Pero ahí, con la luz de la luna sirviendo de única luz, sentí que había adquirido una extraña sensación de deseo. Sí, deseo. Mis labios, como siempre, querían más de los suyos, sólo que ahora había en mis besos una nota de pasión. Y, de nuevo, deseo. No me detuve a cuestionarme lo que sentía justo ahora, al igual que nunca lo había hecho; simplemente me rendí, dejándome llevar. ¿Sería malo, sería bueno? No me importaba, para nada. Ni siquiera pensaba concretamente lo que hacía: sólo notaba lo que causaba en mi mente, que se había convertido en una especie de círculo vicioso.


_________________
Un corazón que se rompe nunca verá,
el amor y cuidado que obtiene,
de todos quienes lo ven,
y de todos a quienes toca.
No, está ciego de furor,
rabia, dolor y tristeza.
Oh, cómo quisiera decirle a ése corazón,
que no todo es malo,
que para la gente es importante,
que aprendemos a vivir.
Entonces tengo que esperar,
a que ese corazón,
comience a sanar.

-Orthgirl123 en deviantArt

36 Re: La casa de Ethan el Lun Feb 06, 2012 6:59 pm

Ethan (Ukyo)

avatar
Unos pocos segundos de acaramelado olvido. Layla me contagiaba la alegría mediante su sonrisa, mediante ese flujo congénito de pura energía. Si ella sonreía, yo terminaba haciéndolo, aunque solo fuera para continuar con esa perenne retroalimentación y procurar que nunca se agotase. Junto a ella sentía una sensación parecida a la sentida por un hogar. Me provocaba esa agradable impresión de familiaridad que se siente cuando ves que todo está donde debe estar. Que aunque llueve, truene o relampaguee continuará estando allí. Daba un descabellado sentido a un caótico mundo que a veces parecía no tener ni pies ni cabeza y que iba tan deprisa que a menudo era necesario pararlo. Pararlo y abandonarlo como quien desecha un juguete que ya le ha cansado. Mis manos se deslizaron con cierta timidez hacia su cintura, rodeándola y acariciando aquella suave piel que sólo lograba que su auto-control se fuese cada vez más y más lejos. Sin embargo, no podía alejarme, no podía cortar allí aquél beso; no podía decir que no. Ella me envolvía en una telaraña de deseo, de anhelo, anhelo de sentir la cercanía inminente de nuestros cuerpos. Mi boca se separó por un instante de la suya, cambiando su dirección y trazando una fina línea de besos hacia su cuello, donde me detuve y reanudé el trabajo que había llevado segundos atrás para con su boca. No tenía claro que era lo que vendría después, pero no importaba: no podía pensar en éso ahora. No quería pensar en éso ahora.

37 Re: La casa de Ethan el Miér Feb 08, 2012 5:04 am

Layla (epi)

avatar
Cuando sentí sus manos acariciando mi piel, una extraña sensación de alerta me recorrió de pies a cabeza. Pero no le hice caso. No había por qué hacerle caso: nada había de qué estaralerta, ni preocupada mucho menos. Simplemente me dejé llevar, como siempre, una decisión que estaba tomando frecuentemente al estar atrapada entre los deliciosos besos de Ethan. Era algo de lo que no me arrepentía, quizás porque en realidad no me detenía a pensar en ello: mi mente poco a poco iba perdiendo autoridad sobre el control de mis acciones y lo que pensara poco podía hacer contra lo que hiciera mi cuerpo, que ahora solamente giraba en torno a él. Ethan. Mis manos recorrieron su espalda, dibujando trazos sobre ella, rindiéndome por completo finalmente. Ya no opuse resistencia alguna, ya no podía hacerlo: mis brazos a su alrededor formaron un lazo que, si acaso era posible, unió aún más nuestros cuerpos. Como si temiera que de algún modo u otro fuera a perderlo en ése mismo instante, cosa que gracias al cielo era muy poco posible. O eso creía. Bueno, mi mente se negaba a creer cualquier otra cosa, pero lo que por mi cabeza pasaba era muy poco importante ahora.


_________________
Un corazón que se rompe nunca verá,
el amor y cuidado que obtiene,
de todos quienes lo ven,
y de todos a quienes toca.
No, está ciego de furor,
rabia, dolor y tristeza.
Oh, cómo quisiera decirle a ése corazón,
que no todo es malo,
que para la gente es importante,
que aprendemos a vivir.
Entonces tengo que esperar,
a que ese corazón,
comience a sanar.

-Orthgirl123 en deviantArt

38 Re: La casa de Ethan el Jue Feb 16, 2012 5:31 am

Ethan (Ukyo)

avatar
No tenía completamente claro qué era lo que me impulsaba a querer más y más, lo único que sabía era que aquella situación estaba emprendiendo un camino diferente al esperado en el momento en el que le sugerí a Layla que se quedase a dormir en casa. Y no sabía si éso era bueno o malo, tampoco quería pensarlo demasiado, en caso de hacerlo sencillamente tendría que poner un alto a la situación. Mis manos se deslizaron en la oscuridad de la habitación, acariciando la delicada piel de Layla. Y lentamente fueron recorriendo toda su cintura, yendo a parar a los botones de su blusa. Sí, por una u otra razón, me encontraba en la situación en la que tenía que tomar una decisión. Seguir o no seguir. Seguir, me dije a mí mismo, sin embargo, no podía hacer nada sin previo consentimiento de ella. Esperé que quizás ella se detuviese, sin embargo la fuerza y pasión de los besos iba en forma creciente, no decreciente. Por ésa misma razón mis manos comenzaron a desabotonar aquella blusa que en ése momento únicamente era una molestia, terminando con la tarea en cuestión de segundos. Mi boca paseó de sus labios hasta su cuello, mientras esperaba una reacción de su parte para saber si quería continuar.

39 Re: La casa de Ethan el Dom Feb 19, 2012 2:53 am

Layla (epi)

avatar
No, claro, era hora de descansar. El buenas noches quedó en el aire, pues al parecer el momento de dormir se había ido. Desvanecido. Esfumado. ¿A dónde, o por qué, o gracias a quién? Realmente no tenía ni idea, sólo supe que estaba pasando; y que por ahora era todo lo que importaba. Era apenas vagamente consciente de lo que hacía, aunque sabía a la perfección lo que hacía y sentía aunque seguía, nuevamente, sin saber el por qué concreto. Aunque bueno, no había motivo para saberlo, o averiguarlo. Mi primera reacción cuando me desabotonó la blusa fue quitármela, ¿qué mas daba ya? A éstas alturas ya no importaba. Ni siquiera tenía por qué importar. Y tampoco había nada que importara, nada más que disfrutar de lo que ya estaba pasando. Sonreí con picardía mientras mis manos descendían hasta donde estaba su camisa, desabotonándola.


_________________
Un corazón que se rompe nunca verá,
el amor y cuidado que obtiene,
de todos quienes lo ven,
y de todos a quienes toca.
No, está ciego de furor,
rabia, dolor y tristeza.
Oh, cómo quisiera decirle a ése corazón,
que no todo es malo,
que para la gente es importante,
que aprendemos a vivir.
Entonces tengo que esperar,
a que ese corazón,
comience a sanar.

-Orthgirl123 en deviantArt

40 Re: La casa de Ethan el Dom Feb 19, 2012 10:35 pm

Ethan (Ukyo)

avatar
La sonrisa que apareció a continuación en los labios de Layla, fue puramente una respuesta a todo lo que me estaba planteando últimamente. La más pura sensualidad jamás vista por mis ojos, quizás era por eso que mientras mas la escuchaba expresarse, tanto en palabras, como en movimientos, mas lograba ponerme al borde de la locura. No era mas que el deseo que lo desataba, el diablo encontrando su lugar en el interior de ese cuerpo humano, el pecado incrustándose en mi piel, deseoso de contagiar a la fémina que estaba provocándome de manera sutil, pero efectiva. Mis manos se dirigieron a la espalda de Layla, acariciando la ahora desnuda piel como si se tratase de la mejor obra de arte, cosa que indudablemente así era. Mis labios atraparon los suyos para fundirse en otro beso. Y la ropa cayó al suelo. Su blusa y mi camiseta, ya totalmente desabotonada al igual que la de Layla. El pudor no tenía lugar alguno en aquella habitación ya invadida por pasión tan latente en el lugar. Mis manos fueron descendiendo por su espalda, deteniéndose justamente antes de llegar al fin, mientras que ya ni recordaba lo que era el autocontrol, aquella palabra que ya no existía para mí.

41 Re: La casa de Ethan el Jue Feb 23, 2012 2:17 am

Layla (epi)

avatar
Ya no sentía lo que hacía, en lo absoluto. Y tampoco lo recordé al día siguiente, cuando me encontré a mí misma dormida sobre el pecho de Ethan...desnuda. Un rubor repentino e intenso se apoderó de mis mejillas, mientras recordaba lo sucedido apenas la noche anterior. Besos, pasión, besos. Manos que acariciaban la piel de un modo desenfrenado, labios que siempre anhelaban más y la misma sensación de deseo y anhelo era lo que prevalecía sobre cada momento que mi mente logró capturar y ahora traía fresco a la memoria. La luna que antes iluminaba la habitación había sido reemplazada por un sol matutino, que señalaba que su perezoso ascenso ya había comenzado desde hacía un par de horas atrás. Y también una felicidad intangible que latía con fuerza en mi pecho, una alegría que sólo podía brindarme el chico con quien dormía. Estaba totalmente segura de éso, aunque lamenté el tiempo perdido que me había costado enterarme por completo. Una sábana nos cubría a ambos sobre lo que antes había sido una cama pulcramente arreglada, y que ahora no era más que un desorden a recuerdo de lo ocurrido. Tendría que arregarlo después, cuando él despertara. No pensé en despertarlo, sino que me quedé ahí, con los ojos abiertos mirando a la pared y un leve atisbo de sonrisa dibujado en mis labios.


_________________
Un corazón que se rompe nunca verá,
el amor y cuidado que obtiene,
de todos quienes lo ven,
y de todos a quienes toca.
No, está ciego de furor,
rabia, dolor y tristeza.
Oh, cómo quisiera decirle a ése corazón,
que no todo es malo,
que para la gente es importante,
que aprendemos a vivir.
Entonces tengo que esperar,
a que ese corazón,
comience a sanar.

-Orthgirl123 en deviantArt

42 Re: La casa de Ethan el Jue Feb 23, 2012 4:04 am

Ethan (Ukyo)

avatar
Mi vida había mutado en todo sentido. Desde que había pisado la hípica las cosas habían cambiado, sin embargo nunca imaginé que cambiaran hasta aquél punto. Nunca me había imaginado que encontraría allí a una de las personas más increíbles que había tenido la oportunidad de conocer. Y ahora estábamos allí, en mi casa, en mi cama. Y me importaba increíblemente poco lo que sucediese en el resto del mundo. Allí, tan negligente de todo, tan preocupado por nada, tan lleno de paz. Feliz, además. Sentía el roce constante de la piel de Layla contra mi pecho ante el suave vaivén de su respiración. Me moví un poco, aún con los ojos cerrados, haciendo un pobre intento por no despertar a Layla, si es que aún dormía. Y esperé, antes de abrir los ojos y dar un vistazo rápido a la habitación, iluminada por una luz solar que era bienvenida, pero hasta cierto punto. Entrecerré los ojos ante el contacto de la luz con mis recién despiertos ojos. Y aquella mañana seguramente seguirían cambiando las cosas, aunque todavía no podía estar seguro de que todo fuese bien. Observé a Layla, acariciando su sedoso cabello y sonriendo de forma casi involuntaria. Se veía quizás más hermosa cuando dormía, y aquella simple escena me dio la seguridad que necesitaba, aquello que me confirmaba que la quería para siempre a mi lado. Me acomodé en la cama, moviéndome con cuidado luego de haber dejado a Layla apoyada en el colchón y en su correspondiente almohada. Me senté; comenzando a vestirme con sigilo, pues si quería que las cosas resultaran tal cual las había planeado tendría que levantarme sin que Layla se diese cuenta. Cosa difícil de por sí. Terminé de vestirme y me levanté de la cama, saliendo de la habitación en silencio, mientras terminaba de atar los últimos cabos sueltos sobre los planes que tenía para aquella mañana. Me dirigí directamente a la cocina, más que entusiasmado.

43 Re: La casa de Ethan el Jue Feb 23, 2012 5:01 am

Layla (epi)

avatar
Sentí a Ethan moverse debajo, cosa que era difícil de pasar por alto pues mi cabeza salió botada hacia la cama. Con suavidad, sí, como si arrullara a un niño recién nacido, lo que me indicó que creía que aún dormía yo, y que si no me había despertado sería por algo. O no lo sería...fuera lo que fuere, de todos modos no interrumpí, dejando a mi cabeza caer con la misma suavidad que él había tenido cuidado de poner en sus acciones y en sus esfuerzos para no despertarme. Escuché la fricción de la tela y de sus pantalones de mezcilla, un sonido difícil de confundir con cualquier otro, lo que me marcó que se estaba arreglando. Era increíble cuántas cosas podían decirme los oídos, cosa de lo que estaría eternamente agradecida. Aunque quizás me enterara mejor de lo que hacía Ethan si tenía ojos en la espalda, cosa que no era cierta. Lo escuché salir de la habitación con sus pasos perdiéndose por el pasillo, lo que me dio luz verde para estirarme y sentarme sobre la cama. Froté mis ojos con los puños para aclarar algo mi visión, que por ahora era borrosa gracias a la somnolencia que aún pesaba sobre mis párpados. Me cubrí con la sábana a medias, medio tumbada sobre el colchón y medio sentada, indecisa sobre qué hacer después. ¿Seguirlo? Me habría despertado si quería que lo siguiera. ¿Quedarme ahí? Sería tonto engañarlo. Pero me quedé ahí, después de todo podría haberme despertado con toda la naturalidad del mundo después de que él se levantó, ¿cierto? Sí, cierto. Me quedé sentada, mirando con aire distraído el panorama que lograba vislumbrarse desde su alegre ventana.


_________________
Un corazón que se rompe nunca verá,
el amor y cuidado que obtiene,
de todos quienes lo ven,
y de todos a quienes toca.
No, está ciego de furor,
rabia, dolor y tristeza.
Oh, cómo quisiera decirle a ése corazón,
que no todo es malo,
que para la gente es importante,
que aprendemos a vivir.
Entonces tengo que esperar,
a que ese corazón,
comience a sanar.

-Orthgirl123 en deviantArt

44 Re: La casa de Ethan el Jue Feb 23, 2012 5:43 am

Ethan (Ukyo)

avatar
El no haber dejado las cosas preparadas el día anterior había sido una idiotez de mi parte. El problema fue que nada había estado planeado con anticipación, más bien la idea había surgido en cuanto llegamos a casa. Claro que tenía pensado proponérselo a Layla en poco tiempo, días quizás, pero claro que con las cosas mejor resueltas, con todo pensado y planeado hasta el más mínimo detalle. Ahora me encontraba preparando un desayuno sorpresa y considerando que apenas y sabía hervir un poco de arroz, sabía que no sería tarea fácil. Organicé primero mis ideas, viendo también los ingredientes que tenía. No contaba con demasiadas cosas, así que improvisé la receta más fácil y rápida que se me ocurrió: huevos fritos, tostadas y jugo de naranja. Claro que los hotcakes resultaban también una buena opción como desayuno, pero después de la noche anterior, creo que ambos estábamos ya bastante satisfechos con el tema de aquella peculiar comida. Tenía pocas opciones, pues no tenía claro cuanto tardaría Layla en levantarse, y realmente lo peor que me podría pasar sería que me encontrase en pleno proceso de organizar la sorpresa. Un fracaso, ni más ni menos. Pero considerando que iba a ser un momento importante, no me podía permitir que no fuese perfecto. Decidí arriesgarme y salir a comprar las cosas que necesitaba. Me dirigí a una de las tiendas más cercanas, pese a que estaba a unas pocas cuadras y compré los detalles que faltaban. Volví a casa lo más rápido que me fue posible, respirando aliviado al darme cuenta de que al parecer Layla aún no se había levantado. Volví para terminar de preparar el desayuno, tostando el pan y fritando los huevos. Exprimí algunas naranjas y serví el jugo en dos vasos; colocando todo en una bandeja lo más organizado que me fue posible; sacando también la caja que contenía lo más importante dentro: el anillo. Los nervios me revolvían el estómago hasta el punto de marearme, por lo que me detuve unos momentos para pensar bien las cosas. Fui a ver las cosas que había comprado, sacando un ramo de rosas que había aprovechado para comprar. -Qué bajo he caído...- me reí, negando con la cabeza. De solo pensar que hacía unos escasos años odiaba todo lo que tuviese que ver con las cosas típicas que hacían las parejas, toda aquella cursilería barata, y ahora me encontraba siendo el protagonista: ni más ni menos. Antes de subir aproveché para arreglarme un poco, ya que con el apuro de salir de la cama tenía una apariencia deplorable, luego de hacerlo, volví a la cocina. Organicé todo de manera que quedase prolijo encima de la bandeja y luego de tener todo, me dirigí hacia la escalera, subiendo hacia el segundo piso. Ya llegaba a un punto en el que los nervios me dificultaban todo y consideré la idea de dar vuelta, pero me era imposible, las ganas de llevar la relación que teníamos con Layla hacia el segundo paso eran más fuertes que cualquier otra cosa. Entré en la habitación y no me sorprendió tanto el verla ya despierta, así que sonreí y dejé la bandeja apoyada en la cama. -Buenos días dormilona- saludé, apoyando las rodillas en el colchón y acercándome para besar sus labios, disfrutando de la calidez de éstos. La caja con el anillo se encontraba cuidadosamente guardada en el bolsillo de mi pantalón, mientras que el ramo de rosas de un color rojo intenso se encontraba en mi mano. Se lo entregué, dedicándole la más sincera y alegre sonrisa que pude esbozar. -Preparé el desayuno porque... Bueno, quiero decirte algo importante- observé sus ojos verdes, brillantes como dos luceros. Las tripas se me revolvían hasta el punto de no saber exactamente que decir, incluso percibí que la voz me temblaba ligeramente, pero hice caso omiso a ello y me senté en la cama, suspirando. -Come algo- la invité, acercando la bandeja hacia ella, agarrando uno de los vasos y tomando algunos sorbos del jugo, para quitarle hierro al asunto. La caja con aquella diminuta joya pesaba demasiado y dudaba que Layla no se hubiese dado cuenta de el porqué de todo aquello, pero rezaba para que así fuera. -¿Cómo dormiste?- pregunté, de forma tranquila, tratando de despejar un poco mi mente y dándole tiempo a ella para que se sintiese cómoda, tampoco era el plan llegar y agobiarla con algo tan importante, siendo que apenas se despertaba. Poco a poco iba dándome cuenta de qué era lo que quería y tenía que decirle, sintiéndome más aliviado.

45 Re: La casa de Ethan el Jue Feb 23, 2012 11:03 pm

Layla (epi)

avatar
Sus pasos me alertaron y me señalaron que ya venía de regreso, idea que me hizo sonreír sin pensarlo, pero no me hizo pensar a detenerme el por qué: ya lo sabía, y no había necesidad de darle más vueltas al asunto. Escuché su saludo y pensé en decirle que él había sido el dormilón, yo había despertado más temprano. Pero verlo con aquel ramo de rosas rojas en la mano y con la bandeja del desayuno me hizo retractarme en mis palabras, más bien intentando digerir el por qué de todo aquello. ¿Qué pretendería? -Oh, buenos días- fingí somnolencia en mi voz, sonriéndole. ¿Algo importante? No, no lograba ver qué podría ser. Mi mente estaba tan cerrada y distraída a aquellas tempranas horas de la mañana que no tuve ni idea sobre a qué se estaría refiriendo, pero lo dejé pasar. Al fin y al cabo no había necesidad innecesaria de preocuparse, no estando ahí, con él. Ah, con él. Siempre querría estar con el, por el mayor o menor corto de tiempo que fuera, estaba segura de querer estar a su lado siempre. -También toma algo tú. El desayuno es la comida más importante del día- comenté, medio en broma medio en serio; puesto que aquello era verdad. Había oído de casos de gente que la pasaba el día sin desayunar ni probar bocado por la mañana con severos dolores de cabeza prácticamente horas después. -No quieres que tu cabeza estalle, ¿o sí?- me reí, mirándole y sintiéndome aturdida al perderme en el color esmeralda de sus ojos. Su pregunta me hizo volver de inmediato, mientras intentaba pasar nota a cómo había dormido: fresca, sin sueños o pesadillas que me alertaran de algún modo pese a que rara vez tenía sueños de los que se consideraran feos en la noche. Sólo había sido de pequeña, y habían sido escasas. -Bien, dormí bien. ¿Y tú?- pregunté con aire alegre e inocente. No hacía falta decir que la noche pasada había sido la mejor de mi vida, ¿o sí? Na, quedaba bastante en claro. O por lo menos así pensaba yo, y estaba casi segura de que él también. Tampoco pasé por alto el nerviosismo en su voz, pero intenté hacer caso omiso aunque mi mente sí que se distrajo intentando encontrar, nuevamente, un motivo a sus acciones. ¿Pero tenía que haberlo? Por ahora me concentré en comer, tomando una tostada y masticándola, esperando a que él dijera algo. Cualquier cosa. Quizás no soltara la sopa hasta más tarde, pero en algún momento tendría que hacerlo y aquello mantenía mi mente lo suficientemente ocupada por ahora como para preocuparme de otras cosas.


_________________
Un corazón que se rompe nunca verá,
el amor y cuidado que obtiene,
de todos quienes lo ven,
y de todos a quienes toca.
No, está ciego de furor,
rabia, dolor y tristeza.
Oh, cómo quisiera decirle a ése corazón,
que no todo es malo,
que para la gente es importante,
que aprendemos a vivir.
Entonces tengo que esperar,
a que ese corazón,
comience a sanar.

-Orthgirl123 en deviantArt

46 Re: La casa de Ethan el Sáb Feb 25, 2012 1:13 am

Ethan (Ukyo)

avatar
Al menos podía estar seguro ahora de que Layla había estado acostada allí mientras yo preparaba todo aquél desayuno sorpresa y arreglaba los detalles pendientes para que todo fuese perfecto. Claro que podría ser mejor aún, con una cena en un buen restaurante o en su defecto en algún lugar más tranquilo, como la playa. Pero no, era un desayuno en mi casa. Aquella idea me produjo un sensación de malestar en la boca del estómago, puesto que Layla se merecía algo mejor. Incluso se merecía algo mejor que yo. Me obligué a mí mismo a retractarme de aquellos pensamientos y de abandonar aquella idea de buscar siempre los defectos a todo, sino, directamente tendría que dejar aquél anillo escondido para siempre hasta que el valor que necesitaba para hacer tal petición volviese a embargarme. Me perdí en mis pensamientos por unos momentos hasta que la oí hablar de nuevo. Asentí con la cabeza y esbocé una sonrisa burlona, tratando de comportarme normal. -No me quiero envenenar. No sé como habrá quedado todo ésto, sabes que la cocina no es lo mío- hice una mueca mientras tomaba una tostada y comenzaba a comerla, aún con la cabeza en otro lado, pero más pendiente de al menos aparentar normalidad. Me reí ahora de manera verdadera, no sobre actuada ni mucho menos ante su comentario. -Claro que no quiero que mi cabeza explote- le respondí, terminando la tostada y bebiendo otro buen trago de jugo, para luego dejar el vaso encima de la bandeja nuevamente. Tomé una bocanada de aire y levanté la mirada, clavándola ahora en los ojos verdes de Layla. Sonreí. Era la única capaz de brindarme la seguridad que me faltaba a cada momento, la única capaz de asegurarme que estaba tomando la decisión correcta. Ni más ni menos. Éramos jóvenes, éso ya lo sabía: seguramente cualquiera pensaría que no había razón de apresurar las cosas, que no había razón de quemar etapas, que tendríamos toda una vida delante para casarnos. Pero no. Mi vida comenzaba en el momento en el que estaba con Layla y no continuaría si ella no estaba de modo permanente allí, conmigo. Por eso sabía que estaba haciendo lo correcto.
-Más que bien- dije, luego de un rato en silencio. Sí, más que bien. Muchísimo más que bien. Lejos de ser una noche que quedaría en el olvido, una noche como cualquier otra, se había convertido en una de las más felices para mí. Esperé un poco más, para darle tiempo a ella de despertarse bien y terminar su desayuno y para tranquilizarme yo también, cosa que necesitaba. Finalmente, decidí comenzar a hablar. -Verás... Seguramente te preguntes porque tu novio se está comportando como un idiota- me reí un poco, a sabiendas de que posiblemente no pensase éso: al menos no tal cual lo había dicho. -Quiero que sepas, antes que nada, que el tiempo que desde que estamos juntos he tenido la suerte de ser, posiblemente, el hombre más feliz de todo el mundo. Que todos los momentos que he pasado contigo, en mayor o menor medida, fueron todos y cada uno especiales para mí. Y debes saber también que te convertiste en la persona más importante para mí ahora, y que éso no cambiará por nada del mundo- hice una pausa para llenar de aire mis pulmones, que pedían una pausa de forma desesperada. Pensé en como continuar, sin embargo, las palabras salían solas. -Quiero que sepas que me gustaría ser la persona que te acompañe siempre, en las buenas y en las malas. Y quiero que sepas, sobre toda las cosas, que te amo Layla- esbocé una sonrisa, mientras mi mirada se había quedado ya fija en los ojos de ella. -Por eso mismo, creo que ya es el momento para dar un paso más en nuestra relación- y con éso, supe que ella ya sabría a qué me refería, por lo que no hice ningún tipo de pausa y mi mano se dirigió directamente hasta mi bolsillo, donde estaba la caja que guardaba el anillo. -Por eso, Layla, te tengo que preguntar sí...- hice una pausa para que me diese tiempo de abrir la caja y dejar a ver el reluciente anillo, pese a que éso era lo menos importante para mí, era lo que simbolizaba -en parte- el compromiso de dos personas. -¿Te gustaría casarte conmigo, Layla?- aquellas palabras me liberaron de todos los nervios del momento, pese a que todavía faltaba la respuesta y que cabía la posibilidad de que fuese un no.

47 Re: La casa de Ethan el Mar Mar 13, 2012 4:24 am

Layla (epi)

avatar
"Como un idiota". Él no era ningún tipo de idiota, ni mucho menos. Para mí él era el ser más perfecto que andaba sobre la faz de la tierra: su carácter, sus facciones, su modo de ser...todo. Todos los pequeños detalles se unían y formaban a aquel de quien me había enamorado y a quien había aprendido a amar de verdad, con todo el corazón y el alma. Y nada podía hacer en contra de ello, ni siquiera quería hacerlo: así era feliz. Escuché sus palabras y sentí que mi felicidad era completa al comprobar, de forma verídica, que lo que yo sentía hacia él era lo mismo qué el pensaba hacia mí, y no había cosa que pudiera alegrarme más. Bueno, sí, justo lo que dijo después. Tomé, por instinto, una enorme bocanada de aire, como si aquel hubiera sido un golpe tremendo propinado justo en la boca del estómago, dejándome incapaz de hablar, reaccionar, siquiera capaz de pensar con claridad. Casar. Matrimonio. Por siempre. Mi mirada se fijó durante un momento interminable en aquella insignificante cajita, con el anillo de oro envolviendo al diamante tan reluciente como un rayo de sol. Ahí me quedé, sin saber a ciencia cierta qué cara tendría en ése mismo instante, aunque podría apostar que sería de sorpresa infinita. Sí, porque primero fue éso, y después una alegria inmesurable la que me invadió de pies a cabeza, abriéndome la boca de par en par. -¡SÍ!- grité, perdiendo por un momento la noción de lo que hacía y decía. Simplemente no me lo podía creer. Digo, quizás era obvio, tantas atenciones y cuidados: el desayuno justo a la cama, el ramo de rosas...Vaya, ahora todo tenía sentido; ahora que mi mente comenzaba a hilar de nuevo ideas todo tenía algo de coherencia, pero las palabras que salían de mi boca carecían de ella. -¡Sí, sí, sí, sí, sí, sí!- la sonrisa que se plantó en mi rostro era, por mucho, la más radiante y alegre de mi vida, pues también ésos mismos sentimientos me invadían justo ahora: jamás me había sentido tan...no había palabras para describirlo, sencillamente. Con las piernas y la espalda me impulsé hacia donde estaba Ethan, sosteniendo en una mano el anillo y en otra el plato; acercándome a sus labios con la mayor rapidez que fui capaz. Con una mano sostuve la dichosa cajita, apretándola en el puño como si fuera el tesoro más preciado sobre la faz de la tierra y abrazando a su vez la cálida mano de Ethan; y con la otra le acaricié el cuello con ternura. Y sólo besándolo fui capaz de guardar silencio, aunque la alegre sonrisa no abandonaba mis facciones por nada del mundo, ni quería que lo hiciera tampoco. Un futuro conmovedor se extendía delante de mí, de nosotros ahora, y aquello me hacía inmensamente feliz. Quería congelar aquel bellísimo momento y hacer que durara para siempre, pero no: ya duraría para siempre. Estábamos comprometidos. Un sinfín de imágenes de él en traje negro y yo vestida de blanco al pie de un altar de mármol inundaron mi mente, sin que me molestara: todo lo contrario. Sabía que algún día sería real, que aquel mágico cuento de hadas que alguna vez soñé de niña ahora se hacía realidad, con la persona que definitivamente había superado mis expectativas. Con la única persona que ahora estaba segura de amar.


_________________
Un corazón que se rompe nunca verá,
el amor y cuidado que obtiene,
de todos quienes lo ven,
y de todos a quienes toca.
No, está ciego de furor,
rabia, dolor y tristeza.
Oh, cómo quisiera decirle a ése corazón,
que no todo es malo,
que para la gente es importante,
que aprendemos a vivir.
Entonces tengo que esperar,
a que ese corazón,
comience a sanar.

-Orthgirl123 en deviantArt

48 Re: La casa de Ethan el Mar Mar 13, 2012 9:47 pm

Ethan (Ukyo)

avatar
La felicidad del momento prácticamente no cabía ya en mi pecho. Más allá de los nervios, más allá de la indecisión a la hora de habérselo propuesto a Layla, no me cabía ninguna duda de que estaba haciendo lo correcto respecto a aquella decisión. Y lo más increíble era sin lugar a dudas que no dudé nunca sobre aquél tema. Nunca. Ni siquiera por un momento mi voluntad flaqueó, ni siquiera dudé por la posible libertad que todos adquiríamos al estar solteros, ni por el detalle de que el casamiento se llevase a cabo considerando que ambos éramos tan jóvenes. ¿Qué importaba eso? Nos queríamos. Más allá de la edad, del tiempo que nos conociésemos -el cual no era poco- o simplemente el qué dirán. Más allá de las peleas, de los inconvenientes, de los celos. Más allá de todo. Nuestro amor era genuino, verdadero, de aquél que quemaba el pecho justo en el momento en el que veías a la otra persona, y era éso lo único que debía importarnos. Las emociones perceptibles en el rostro de Layla variaban, yendo desde la profunda sorpresa hasta la felicidad, o al menos eso lograba captar yo. Y esperaba que fuese así; sino, todo habría sido en vano, después de todo todavía aguardaba la respuesta concreta, todavía aguardaba aquella respuesta que pondría un punto final a toda aquella intriga y que decidiría si finalmente mi vida cambiaría de un modo drástico. Tanto un sí como un no marcarían un antes y un después. Esperé hasta que logré percibir que efectivamente Layla iba a responder, a lo que mi corazón comenzó a latir de modo desaforado nuevamente, queriéndose salir prácticamente de mi pecho y deteniéndose finalmente ante la respuesta de ella. Era un sí. Diablos, era un . Mi corazón no logró tranquilizarse pese a haber acabado con aquella intriga, al contrario, reanudó aquél ritmo cardíaco tan agitado. Ahora sí me sentía oficialmente el hombre más afortunado de todo el universo. Lo era. Ella me otorgaba aquella cuota de felicidad sana que necesitaba para lograr acabar el día; para lograr finalmente sentirme totalmente completo. Perdí la noción del tiempo por unos momentos, quedándome eclipsado observando a Layla directamente a los ojos, reaccionando únicamente al oír su hermosa voz y al sentir como su cálida piel volvía a entrar en contacto con la mía. Sonreí, de la forma más sincera que fue posible, mientras pasaba mis manos por la cintura de la chica y la atraía hacia mí, acomodándome encima de la cama y correspondiendo a aquél beso que fue lejos, el más sentido de todos. Aquél que tuvo mayor significado, aquél que involucró más sentimientos. El anillo se encontraba sujeto de forma firme por la mano de Layla, por lo que no me preocupé y simplemente me dejé llevar por la emoción del momento. Me separé únicamente para formalizar finalmente aquél compromiso; acercando mi mano a la suya, tomando la caja que contenía el anillo. -¿Me permites?- pregunté, esbozando una sonrisa torcida. Volví a abrir la caja que contenía la joya, sacando el anillo y tomándolo entre mis dedos. Tomé la mano izquierda de Layla, dedicándole una sonrisa y paseando mi mirada entre sus preciosos ojos y su mano, colocando finalmente aquél diminuto objeto que simbolizaba nuestro compromiso, deslizándolo por el dedo anular de mi futura esposa, observando que aquél simple anillo tomaba incluso una belleza extra al encontrarse con la suave piel de Layla. Todo resultaba ser demasiado perfecto, y aquello simplemente me encantaba.

49 Re: La casa de Ethan el Miér Mar 14, 2012 2:07 am

Layla (epi)

avatar
Mi felicidad en aquel preciso momento no conocía límites; ya los anteriores bordes de mi antigüa mayor felicidad habían desaparecido y se habían borrado, como olas de felicidad que barrían los recuerdos escritos en la arena. Estar ahí, a un lado de Ethan, me hacía sentir tan dichosa como no lo había estado jamás en mi vida, sin que me importara nada más. La edad parecía ser un simple obstáculo minúsculo que no sería difícil de esquivar, puesto que aquel detalle era minúsculo en comparación a la enorme victoria que esperaba después y que ahora él afirmaba: estaríamos juntos. Por siempre, para siempre. Sentí sus labios moverse al compás de los míos, formando la danza más deliciosa que había tenido el gusto de hacer desde el momento en que nuestros labios se rozaron por primera vez, aquella hermosa noche en el restaurante. Y vaya que habían cambiado las cosas desde aquel entonces, si bien todo aquello significó algo positivo en nuestras vidas: el tenernos el uno al otro. Permití que el anillo se deslizara por mi dedo anular, sin dar ningún permiso: no se necesitaba en lo más mínimo, ya era suya. Disfruté el seguir sintiendo el cálido roce de sus dedos al acomodar aquel símbolo de compromiso en mi mano, algo que estaría orgullosa de portar para toda la vida. Para siempre, otra vez. Sentí de nuevo su cuerpo sobre el mío, lo que dibujó en mis labios una sonrisa pícara, sin dejar de besar insistentemente sus labios, que se abrían y cerraban con la fragancia de las rosas recién nacidas que abren tímidamente sus pétalos, con la misma textura tersa y deliciosa al contacto. Mis manos, ahora que ya no encerraban la dichosa cajita entre ellas, se dedicaban a acariciar una y otra vez la piel del perfecto cuerpo de Ethan sin cansancio, como si fuera terciopelo entretejido por los más hábiles artesanos existentes sobre la faz de la tierra; así como estaba segura de que él era el ser más perfecto sobre el universo. Sus ojos lo gritaban, su cuerpo lo afirmaba y ahora yo lo comprobaba, lo que me hacía inmensamente feliz. No me imaginaba un futuro sin él desde que nuestra relación comenzaba a formalizarse, y ahora aquel bello sueño se veía cumplido: el típico final feliz de la boda ahora se escribía con total seguridad sobre mi vida, y no había nada mejor que aquello.


_________________
Un corazón que se rompe nunca verá,
el amor y cuidado que obtiene,
de todos quienes lo ven,
y de todos a quienes toca.
No, está ciego de furor,
rabia, dolor y tristeza.
Oh, cómo quisiera decirle a ése corazón,
que no todo es malo,
que para la gente es importante,
que aprendemos a vivir.
Entonces tengo que esperar,
a que ese corazón,
comience a sanar.

-Orthgirl123 en deviantArt

50 Re: La casa de Ethan el Miér Mar 14, 2012 2:34 am

Ethan (Ukyo)

avatar
Luego de lograr apreciar la belleza única de aquél anillo ubicado en el dedo anular de Layla me entregué total y completamente a la pasión, aquella pasión que me invadía en el momento en el que estaba con ella, esas ansias de más y ese mínimo autocontrol que desaparecía cuando más lo necesitaba. No quería excederme, ¿pero cómo no hacerlo? Estando allí, solos, lejos de cualquier persona o hecho que pudiese llegar a interrumpirnos, viviendo uno de los momentos más felices de nuestras vidas. ¿Por qué controlarse? Esbocé una sonrisa torcida mientras mis manos se abrían paso por entre el enredo de sábanas que había en aquella cama, comenzando a acariciar la cintura de Layla, trazando finos trazos en su espalda con mis dedos, disfrutando de su suave y cálida piel. Me volvía loco. Vaya que lo hacía, y vaya que me costaba concentrarme en otras cosas en aquellos momentos. Ni siquiera lograba distraerme, y la simple idea de separarme de ella se me hacía casi imposible. Como si se tratase una especie de atracción, como la que ejercían los imanes unos con otros, no lograba imponer una distancia entre ambos por más que lo intentase. Mis labios pedían más y ante el delicioso sabor que los de Layla irradiaban, aquél delicioso sabor al que me había vuelto sumamente dependiente me dejé llevar. Ni siquiera sabía qué hora era, pero tampoco me importaba, teníamos tiempo de sobra. Mi cuerpo se acercó cada vez más al de la chica, comenzando con un roce sutil pero enfermizo para mí: desesperante, esa era la palabra correcta para definir aquellos momentos en los que simplemente quería dejarme llevar. Fui recostándome cada vez más en la suave y blanda cama, hasta que sencillamente olvidé cualquier límite que pudiese existir en mi mente. Aquél día había sido sencillamente el mejor de mi vida, podía aceptarlo sin titubear siquiera un momento. Había pasado la mejor noche de mi vida y la mejor mañana, un día que quedaría grabado en mi mente permanentemente. Y así, lentamente, las prendas que alcanzaban a cubrir mi figura fueron desapareciendo, mientras ambos grabábamos aquella promesa de amor en nuestros cuerpos de forma permanente, de una manera mucho más significativa de lo que ambos imaginaríamos.

Contenido patrocinado


Volver arriba  Mensaje [Página 2 de 3.]

Ir a la página : Precedente  1, 2, 3  Siguiente

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.