Clup Hipico

Para los amantes de los caballos o ponis, que pueden ser desde amazonas o ginetes hasta caballos y ponis


No estás conectado. Conéctate o registrate

¿Perdidos? Tema sorpresa -ABIERTO-

Ir a la página : 1, 2, 3  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo  Mensaje [Página 1 de 3.]

1 ¿Perdidos? Tema sorpresa -ABIERTO- el Lun Abr 02, 2012 12:46 am

Wild

avatar
Bueno, esto es algo sorpresa para los machos, no queríamos que se aburriesen y las yeguas llevaran casi todo el protagonismo en esta historia!-
Los machos perdieron y están en el medio del bosque ¿Y ahora? ¿Como vuelven? ¡Pues arréglenselas! Todos los machos del evento tienen que comentar en este post.



_________________


Wild.. Sangre de Campeona
Because everything is possible
I'm not crazy, my reality is just different from yours.
I see ghosts... And you?

2 Re: ¿Perdidos? Tema sorpresa -ABIERTO- el Lun Abr 02, 2012 11:16 am

Totilas

avatar
¿Por donde estamos?Me pregunte a mi mismo.¡Estamos pedidos!pensé.
No soy capaz de ayudar a mi amiga me pierdo en el bosque de mi propio hogar-Relinche
soy un desastre de caballo y de amigo-Volví a relinchar fuertemente y rompí a llorar en medio de aquel bosque me caí por las fuertes heridas que tenia.

3 Re: ¿Perdidos? Tema sorpresa -ABIERTO- el Lun Abr 02, 2012 7:34 pm

Soy Africano Z

avatar
Sentía una tremenda oleada de ira y tristeza, mezclada con una profunda resignación y decepción. Me sentía un total fiasco, aquella manada se había llevado a mi preciosa Wild, a mi querida hija, Sombra y yo no pude hacer nada para evitarlo. Relinché al aire, golpeando el suelo con fuerza y mirando al resto de los caballos, todos, al menos la gran mayoría, tenían buenas heridas. Por mi parte, estaba en perfectas condiciones. Tomé una gran bocanada de aire, soltándolo con los ojos apretados, intentando calmarme y pensar en algo. Hasta entonces no me había percatada de algo, nuestro paradero, ¿dónde nos encontrábamos? en medio de aquel caos y lucha infernal para evitar que se llevaran a las yeguas, nadie había notado que estábamos completamente perdidos.
- Maldición… -gruñí. Quería salir corriendo de allí, muy lejos, seguir ala manada que se había llevado a las yeguas... pero no podía.
Pensé que lo mejor que podíamos hacer en esta situación, era buscar la forma de regresar y traer a los humanos, pero primero teníamos que averiguar la manera de hacerlo, de volver a la Hípica.

4 Re: ¿Perdidos? Tema sorpresa -ABIERTO- el Jue Abr 05, 2012 1:27 am

Tornesch

avatar
Estaba perdido y desorientado, pero sobre todo, descorazonado. Se habían llevado a Shaw en un abrir y cerrar de ojos, y al mismo tiempo había salido yo herido sin recordar exactamente cómo: lo único que lograba renombrar era a mí dando coces como loco mientras llegaban otros tres y nos empujaban a todos contra el bosque, donde estábamos ahora. Pasé la mayor parte del tiempo en shock, sin saber exactamente qué hacer o decir, aunque la verdad no había mucho por hacer; ¿correr? Estaba demasiado herido. ¿Huir? ¿A dónde? ¿Y sin las yeguas, ahora capturadas en sólo Dios sabe dónde? Eché un vistazo a mi alrededor, viendo que era exactamente el mismo bosque donde Shawna y yo habíamos salido una vez de paseo, y dejé que los recuerdos inundaran mi mente, soltando un relincho agudísimo de desesperación y tristeza, además de impotencia. Mi mente estaba demasiado cerrada y aturdida como para pensar con claridad, y al parecer mi condición era la misma que se presentaba en todos los machos a mi alrededor; era un estado en el que nada se podía hacer.

5 Re: ¿Perdidos? Tema sorpresa -ABIERTO- el Sáb Abr 07, 2012 3:07 am

Marismeño

avatar
Aquél ya era el colmo de los males. No sólo estaba adolorido, sumamente desconcertado y confundido, sino que estaba sencillamente destrozado por dentro. Me habían alejado de Ginger y de Tormenta, mi vida entera. Ambas la razón por las cuales vivía, por las cuales podía salir adelante. Sin ellas nada tenía sentido. Por un momento pasó por mi mente la idea de dejarme morir, de rendirme. No tenía idea de dónde estábamos, no tenía idea de dónde estaban ellas y mucho menos tenía idea de cómo rescatarlas, de como traerlas a mi lado. Sólo sabía que necesitaba hacerlo, y aquella era la misma razón que me impulsaba a buscar alguna forma de traerlas nuevamente a mi lado, a la seguridad del club. Solté un relincho agónico, pisando luego fuertemente la hierba con mi pata derecha delantera, decidido a hacer algo al respecto. Teníamos que encontrar la forma de salir de allí, y ninguno estábamos haciendo nada al respecto. Lo mejor sería trabajar unidos para lograr salir del bosque y volver al club, para avisar a los humanos de una u otra forma. Ellos seguramente encontrarían una forma de salvarlas, de librarlas de aquellos salvajes. -Escuchen- dije, con un tono de voz elevado, intentando que al menos algún caballo me oyera y prestara atención. -Todos hemos perdido a alguien importante para nosotros hoy, por eso mismo necesitamos encontrar una forma de volver al club, de avisar a los humanos- continué, dando a entender que lo mejor era trabajar unidos, explorar el lugar y luego tratar de volver. -Tenemos que trabajar unidos- concluí, con decisión en mis palabras.

6 Re: ¿Perdidos? Tema sorpresa -ABIERTO- el Lun Abr 09, 2012 10:20 pm

Ares

avatar
Ni siquiera habiéndome alejado de Montse y los demás a la fuerza lograba mantenerme al margen de todos los problemas que estaban teniendo últimamente los caballos del club. Estaba claro que mi destino no era descansar en paz, pero desde el momento en el que había logrado conocer el lado bueno de los humanos, aquél lado bondadoso y ciertamente amable, había cambiado. Más allá de haber caído nuevamente en aquél oscuro pozo de lamentos gracias a Atila, que había logrado manejarme y manipularme con tanta facilidad, que todo lo que había cambiado en mi interior en el pasado se había vuelto a teñir de aquél color negro. Negro, repleto de odio y de rencor para con todos los demás. Rabia porque nadie, además de aquella poni, se había acercado para brindar ayuda. En parte podía decir que era gracias a ella que ahora había logrado cambiar nuevamente, pese a no haber encontrado la forma de descansar lejos del mundo de los mortales, así todo era mejor. Descansaba aún en mi antiguo hogar, aquél lago que se ubicaba justamente en las afueras del bosque, aquél lugar que había dado fin a mi vida, que había escuchado todos mis agónicos lamentos. Aquél se había convertido en mi hogar, y justamente desde ése lugar había estado prácticamente presenciando todo el problema en el que se habían metido los caballos de cuadra. Suspiré, negando con la cabeza. Únicamente ellos eran tan inocentes como para meterse en un bosque sin tener idea de a qué se enfrentarían, y ciertamente la manada no era nada comparando a lo que se podrían haber encontrado. Me dirigí sin demasiado apuro adónde se encontraban los sementales, camuflándome por entre los tupidos árboles del bosque, observando al desconcertado grupo con una sonrisa. Me acerqué un poco a ella, dejándome ver finalmente, más allá de que seguramente todos habrían logrado percibir que algo extraño sucedía. Todavía el ambiente se tornaba frío y húmedo en cada una de mis apariciones. -Caballeros- saludé con un tono carente de emociones, soltando una pequeña risa, observando los rostros de todos y cada uno de ellos. Varios conocidos, por suerte o desgracia, de la acampada. -Aunque no lo crean, vengo dispuesto a ofrecerles mi ayuda- aquello parecía más bien una broma pesada, pero ciertamente no lo era. ¿Por qué no? No tenía nada mejor que hacer y le debía una a Montserrat, que también se encontraba en el grupo de yeguas que habían sido capturadas por la manada salvaje. Y eso, era lo mínimo que podía hacer por ella después de todo lo que había hecho por mí. -Veo que están perdidos...- comenté con una sonrisita presente en mi rostro, me conocía el bosque de punta a punta, así que ayudarlos a salir de allí sería una misión increíblemente fácil. Detuve mi mirada en uno de los sementales, un poni que no había estado en la acampada. Me recordaba irremediablemente a Montserrat. -¿En qué los puedo ayudar?- mascullé con suavidad, sonriente.

7 Re: ¿Perdidos? Tema sorpresa -ABIERTO- el Mar Abr 10, 2012 12:44 am

Bevanlee

avatar
-En sacarnos de aquí- mascullé, sin detenerme a pensar ni por un momento la naturaleza del ser que se había ofrecido como voluntario para ayudarnos, de un modo lo suficientemente misterioso como para levantar sospechas en cualquier macho que estuviera como yo: perdido y loco de rabia e impotencia. -Ya sabes que estamos perdidos- él mismo lo había dicho, ¿por qué molestarse en preguntar? De todos modos no me atreví a cuestionar sus precarias intenciones, había algo en él que clamaba respeto e incluso algo de miedo, que se habría convertido fácilmente en terror de haber aparecido con otra oferta, la de llevarnos a todos del lugar donde vino él. Era bien claro que era un fantasma o algún ser de ésa calaña, pero no inspiraba más que un poco de miedo gracias a sus corteses, si bien irónicas, palabras. Por su presentación, tan directa y sin rodeos, pude saber que ya sabía cuál era exactamente nuestro problema y el de nuestras queridas yeguas, así que sólo hice una petición. -Tú conoces el bosque. Puedo asegurarlo. Y también puedo asegurar que podrías matarnos a todos si quisieras, claro- bueno, eso no tenía nada que ver -Sácanos de aquí y llévanos a la hípica. Los malditos sementales fanfarrones que tienen en cautiverio a nuestras yeguas temen a los humanos. Ayúdanos- murmuré, sin preocuparme mucho por la coherencia de mis palabras, víctima de un miedo que no sabía exactamente de dónde venía: si de la presencia de aquel ser, si de lo que suponía le harían a Montse ahora que estaba en poder de mis antiguos compañeros o si de que los humanos serían incapaces de ayudarnos. Pero si lo eran, él podría, aunque no estaba muy seguro si estaba tan presto a ayudarnos por su propia conveniencia o por nuestro bien, que sería una cosa muy rara. Quizás tenía intenciones de capturar él mismo a las yeguas después, aunque no me importaba ahora lo que les pasara a los demás: la única que estaba en mi mente en esos precisos momentos era la alegre poni blanca, por la cual estaba segura yo ofrecería mi vida a cambio de la suya si se presentaba la ocasión. Si pedían su vida, daría la mía sin pensármelo dos veces. Fue bajo ésta presión cuando me di cuenta de cuánto la quería en verdad, y que no soportaría el perderla ahora que ésa posibilidad se veía tan fácil, tan accesible, tan fácilmente convertida en una cruel realidad.

8 Re: ¿Perdidos? Tema sorpresa -ABIERTO- el Mar Abr 10, 2012 1:12 am

Ares

avatar
-Así que quieren que alguien los saque de aquí- murmuré, con un tono aparentemente sorprendido, más allá de que ciertamente sabía de sobra que eso era lo que pretendían, y también sabía el porqué. Había sido difícil el no intervenir en cuanto habían capturado a las yeguas, pero no era mi deber, ni me correspondía a mí defender a unos caballos imprudentes que se habían metido en el bosque para pasear. Aquello parecía una broma de mal gusto, ya que pese a todo sabía que había algunos equinos lo suficientemente astutos como para pensar que aquello era una locura. Y lo era, justamente habían tenido la clara evidencia de que habían cometido uno de los peores errores. Ahora, ¿quién les aseguraba qué serían capaces de recuperar a sus preciadas yeguas? Nadie. Ni siquiera yo lograba asegurarles que los sacaría de allí, ya que todavía cavilaba sobre qué hacer. Me había prometido mantenerme al margen de todos esos asuntos, mantenerme alejado del club, de Montse. Y no podía negar que más de una vez las ganas de cruzar los pocos kilómetros que nos separaban me habían invadido, pero siempre me obligaba a mí mismo a pensar en otra cosa, a deshacerme de aquellas ideas. Era un fantasma. Ni más ni menos qué eso, ¿qué se suponía que esperaba? ¿Qué me acogieran en aquél lugar como uno más? No, aquella simple idea me producía una enorme sensación de incomodidad, y pese a que ahora había vuelto a aclarar mis ideas respecto a los humanos, no tenía ni las más mínimas intenciones de acercarme a éstos por voluntad propia. -Sí, lo sé- le dediqué una sonrisita mientras caminaba alrededor de los sementales, estudiándolos. Aquellas costumbres habían quedado grabadas desde los tiempos en los que usaba aquél proceder para lastimar, no para ayudar. Primero reconocer a las víctimas, ver quiénes serían los más fuertes, a cuales me convenía enfrentarme primero y a cuales sería más adecuado dejar para el final. Y ahora era todo lo contrario, que locura. El poni en cuestión volvió a hablar, así que centré mi atención en él, era bastante interesante ver cómo había logrado hilvanar las ideas sobre un ser como yo en cuestión de tan poco tiempo. -Veo que sabes sobre esto, poni. Eres bastante astuto, sabes a lo que te enfrentas- me reí suavemente, moviendo mi cola de un lado a otro con suavidad, sonriente aún. -Estuve viendo todo lo que sucedió, me alegra saber que no se rindieron, que no dejaron que se las llevaran así como así- aquellas palabras sonaron a una felicitación, más allá de que no era lo que buscaba realmente. -Bien, los llevaré a la hípica. El que desconfíe o no quiera venir, que se quede, sólo quiero advertirles que no pienso volver a buscarlos- comencé a trotar, adentrándome en el bosque, yendo rumbo al club donde todos los caballos en cuestión vivían. Era la primera vez que lo vería tan de cerca. Observé al poni con curiosidad, haciendo una pausa. -¿Cómo te llamas?- le pregunté, ya que me sonaba conocido de algún lado, algo que consideraba imposible a sabiendas de que no había estado en la dichosa acampada.

9 Re: ¿Perdidos? Tema sorpresa -ABIERTO- el Mar Abr 10, 2012 1:26 am

Bevanlee

avatar
-Bevanlee- respondí, haciendo una pausa para añadir mi apodo después. -Mis amigos cercanos me dicen Piper- añadí, comenzando a trotar a su lado. Mis patas se movían impacientemente, con ansias, deseosas de estar cerca de Montse otra vez, de saber que ella estaría a salvo. Mi respiración era agitada y los nervios me carcomían, sabiendo lo que estaba en juego allá atrás, en el claro donde tenían presas a las yeguas. Pero intenté contenerme y me contenté con seguirlo, sabiendo que era una de las pocas opciones que me quedaban para rescatar a la poni blanca sobre la cual se cernían ahora todos mis pensamientos, sobre la cual giraría mi cordura si la perdía. Tragué saliva con fuerza, sin añadir nada más, pues poco quedaba por decir, la verdad fuera dicha. Me percaté que la mayoría de los machos se habían quedado atrás, y sólo otro semental, un hannoveriano, trotaba con nosotros, a la retaguardia, como si ya supiera la naturaleza del fantasma que nos guiaba y no por adivinación: ya lo había visto antes. ¿Tan malo era como para que le tuvieran miedo? ¿Tanto? A mí no me parecía muy malo, todo lo contrario: se había ofrecido a conducirnos, aunque nuevamente pensé sería por interés en las yeguas. Daba igual, cuando estuvieran a salvo habría algún modo de refugiarnos de sus intenciones, ponernos a salvo de una vez por todas en los establos que ahora añoraba. Y, de paso, darle una buena tunda a Wild por tal idea. Estábamos demasiado emocionados todos por lo del paseo como para ponernos a pensar en lo que podría pasar, y en lo que pasó, y sabiendo que yo sabía que pasaría...ahora ni siquiera podía pensar con claridad, toda mi mente era un enredo difícilmente resuelto, así que puse mi mente en blanco y me dediqué a ver los alrededores, fijándome bien por dónde andaba en caso de que el destino nos pusiera, o me pusiera, de nuevo en aquel maldito bosque salvaje.

10 Re: ¿Perdidos? Tema sorpresa -ABIERTO- el Mar Abr 10, 2012 1:40 am

Ares

avatar
Bevanlee. Aquél nombre no me sonaba de nada, así que prácticamente descartaba a primeras que conociese de algún lado al poni. Nos quedamos en silencio apenas unos segundos, los necesarios para que él volviese a hablar. Piper. Fruncí levemente el ceño, aquél apodo sí me sonaba de algún lado. Mi cerebro tardó apenas unos pocos segundos en recordar dónde lo había escuchado. Montse. Le dirigí una mirada a Bevanlee, observando toda su anatomía. La misma contextura física que ella. Vaya, ahora sí que todo encajaba perfectamente. Mi mente tuvo varias ideas que preferí descartar por el momento, ya que no sería lo más adecuado considerando que yo mismo me había ofrecido a guiarlos. Aún así, no pude reprimir un bufido. Agradecía que gracias a los años mi poder de autocontrol hubiese avanzado y crecido tanto, pues sino, quizás la historia ya sería otra para aquellas instancias. -Así que tus amigos te dicen Piper- repetí, esbozando una sonrisa que de amigable tenía más bien poco. Disminuí un poco la marcha, como si quisiese aplazar un poco la llegada a la hípica, que era justamente lo que quería hacer. Ahora que sabía que algo lo unía a la poni blanca, las ganas de charlar y quizás conocerlo mejor me habían invadido hasta un punto preocupante. -Entonces, si no me equivoco debes conocer a Montserrat, ¿verdad?- mascullé con cierta rabia bien notable en mi voz. Me acerqué apenas unos pasos al poni, más allá de que una buena distancia nos separaba, prefería que así siguieran las cosas por el momento. Sí era cierto que me sabía controlar, pero no tenía bien claro hasta qué punto, ya que tampoco había tenido que vivir ninguna situación similar antes. Y además, no era lo correcto. Ni siquiera sabía el porqué de mi reacción, ya que apenas y había sacado yo mismo las conclusiones de que se conocían, pero un fuego se había avivado en mi interior, y quemaba. Quemaba ante la simple idea de que él la conociese realmente, de que él fuese tan cercano a ella como me había dado a entender sin quererlo. Me mantuve al paso, mientras mis ojos tomaban un brillo peculiar. Vagos recuerdos me ataban todavía a la poni, todos los momentos que habíamos pasado juntos, ahora totalmente desechados. ¿Acaso me recordaría? Me reí levemente, de una manera más bien amarga. Estaba claro que no, ya que ahora tenía a su Piper, un caballo de carne y hueso con el cual divertirse.

11 Re: ¿Perdidos? Tema sorpresa -ABIERTO- el Mar Abr 10, 2012 1:54 am

Bevanlee

avatar
Ay, madre mía. Él también conocía a Montse. Él también. Y demasiado bien, a juzgar por la actitud un poco posesiva que adoptó con la sola mención de su nombre. Yo ni siquiera fui consciente de mi reacción, pues ya habían pasado un par de minutos intentando botar a Montse de mi mente...y ahora él intentaba sacar un tema de conversación que girara en torno a ella, única y exclusivamente en ella. Y me hacía una idea del por qué, aunque no estaba del todo convencido. Ella estaba viva. Él no, por lo menos no mucho. Ella era real. Él también, pero no del mismo modo. -Sí, la conozco- afirmé con una certeza que no supe por qué no fue disimulada por el miedo tan grande que ahora rondaba por mi mente. -Desde hace mucho tiempo- añadí con cierto tono descarado. ¿Pero qué demonios estaba haciendo? ¿Ir directo a mi propia muerte? No sabía lo que lo empujaba a él a actuar así, pues la idea que tenía era bastante confusa. ¿La quería? ¿Cómo? ¿De dónde se habían conocido? ¿Cuánto se habían conocido? Miles de preguntas acecharon mi ya de por sí demacrada imaginación, intentando encontrarle algo de coherencia a todo lo que pasaba ahora. Pero no la había, no la tenía: un fantasma compitiendo contra un poni por una hembra era algo completamente inexistente...¿verdad? No, no era ningún tipo de competencia. Quería convencerme a mí mismo de que no, pero toda su actitud recelosa lo gritaba como si fuera la más pura de las verdades. ¿Qué otra cosa si no aviviaría aquel fuego que ahora brillaba con tal intensidad en sus ojos? Me mantuve en silencio, esperando a que él hiciera el próximo movimiento.

12 Re: ¿Perdidos? Tema sorpresa -ABIERTO- el Mar Abr 10, 2012 1:59 am

Soy Africano Z

avatar
¿Un fantasma? un fantasma del campamento... si no mal recordaba aquel fantasma había entablado una estrecha relación, al menos para ser un ser sobrenatural, con Montserat, pero no venía al tema. ¿Por qué estaba allí? Más importante aún, ¿porqué ofrecía su ayuda? Me daba vueltas la cabeza, no quería pensar en sus razones, pero probablemente él era nuestra mejor ayuda en estos momentos, no constábamos de muchas otras opciones, por lo que no pensé dos veces y lo seguí, manteniendo una distancia prudente, sin perderlo de vista. Lo único que me preocupaba en esos momentos era Wild y Sombra, la seguridad de ambas. Me invadía un enorme temor a perderlas, o que resultasen heridas de esta situación... eso era lo que menos quería.
Intentando no tirarme abajo pensando en la seguridad de mi pareja y mi hija, me concentré en el camino, en los demás caballos, en cualquier cosa por más tonta y pequeña que fuera.

13 Re: ¿Perdidos? Tema sorpresa -ABIERTO- el Mar Abr 10, 2012 2:11 am

Ares

avatar
Y como si fuese poco, al parecer el poni tenía ganas de demostrar cuánto la conocía. Esbocé una sonrisa inexpresiva, o más bien, que expresaba muchas cosas menos felicidad o simpatía. -La conoces bien, entonces- puntualicé, con una voz que había pasado de ser bastante cálida o que al menos les llegase a infundir confianza. Ahora, la voz sonaba hueca, vacía, quizás con un tono poco perceptible de la agresividad y la rabia que estaban guardados en mi interior. En aquél minuto que había transcurrido, había imaginado quizás unas cien formas de despedazar el pequeño cuerpo de Bevanlee, que al parecer, tenía bastantes ganas de fanfarronear respecto a su relación con la poni que tan importante se había vuelto para mí en el pasado. Pasado, ni más ni menos que eso. -¿De dónde la conoces?- pregunté, sin despegar mi mirada de la suya ni por un momento. Cuánto me gustaría poder llegar a leerle la mente en ése momento. Noté como los demás caballos se habían sumado y lo lamentaba por ellos, ya que posiblemente tuviesen que presenciar un espectáculo poco agradable a la vista. Esperaba que no, porque una vez que comenzaba con aquello, era difícil ponerme a mí mismo un freno por mucho que hubiese llegado a cambiar. Todavía ciertos rasgos estaban bien guardados en mi interior, imposibles de borrar o dejar atrás. La impaciencia me estaba carcomiendo, y el silencio de mi pequeño acompañante no ayudaba en nada. -Habla- exigí, dejando atrás toda aquella falsa tranquilidad con la que me había manejado anteriormente. Quería saber más sobre la relación que tenía con Montse, y quería saberlo ya. Suspiré, en un pobre intento de controlarme, de intentar frenar todos los pensamientos que comenzaban a aparecer en mi mente, aquellas ideas que creía que nunca volverían a hacer presencia nuevamente, ideas que se asemejaban a mi antiguo modo de vida en el que estaba sumido en aquella amarga oscuridad, a la cual me estaba acercando cada vez más, paso a paso.

14 Re: ¿Perdidos? Tema sorpresa -ABIERTO- el Mar Abr 10, 2012 2:22 am

Bevanlee

avatar
-La conozco de la hípica de donde venimos. Ambos. Nacimos ahí, nos criamos ahí, nos conocimos ahí. Después a ella la vendieron, yo escapé, y nos encontramos en éste club- no añadí nada más por el momento, no hacía falta. De hecho, ya no quería hablar más, no quería. Él también la conocía, y al parecer no le gustaba demasiado el hecho de que yo también lo hiciera, y de que fuéramos amigos cercanos como yo mismo le había dado a conocer. Cuando me dijo habla guardé silencio, todavía, pensando en las que serían mis próximas palabras: tenía que ser cuidadoso o mi vida conocería fin ahí mismo, en aquel bosque tenebroso, pese a los testigos que ahora comenzaban a llegar. Se quedaban rezagados, como sabiendo o presintiendo quién era mi acompañante, y conociendo lo que era capaz de hacer. Bien, no era tan bueno. Pero siendo fantasma no podía serlo, al menos no tanto como para no pensar ahora en todas las maneras habidas y por haber para matarme. Tuvieron que pasar al menos un par de minutos antes de que yo abriera el hocico otra vez. -A ella no le gustará que me mates- murmuré, sin molestarme en bajar la mirada: se la sostuve con la misma intensidad con la que él me miraba, luchando por no sonreír. Sabía que cedería así, si tanto la quería y conocía, y si tanto veía y sabía que ella me quería a mí...bueno, por lo menos me quería como un buen amigo. No como algo más, muy a mi pesar ahora que mis sentimientos para con ella eran claros, al menos para mí...y al parecer, también para el fantasma.

15 Re: ¿Perdidos? Tema sorpresa -ABIERTO- el Mar Abr 10, 2012 2:50 am

Ares

avatar
Era curioso como el poni en cuestión largaba todo sin trastabillar, como si realmente no fuese consciente de que lo podría matar en cuestión de segundos por una palabra que sobrase en toda aquella charla. Al parecer, o no lo sabía, o no le importaba. Bien, mejor aún, el saber que al parecer no le afectaba el saber que se estaba dirigiendo a un fantasma que en aquellos momentos tenía poca paciencia indicaba que a la misma vez, se sentía capaz de hacerme frente. O al menos, eso me convenía interpretar a mí. Con aquella actitud con la que se manejaba Bevanlee sólo lograba sacare más de quicio. Desvié ahora mi mirada, más allá de que todavía podía sostenérsela, sencillamente no tenía ganas de hacerlo. La clavé en el frente y suspiré, intentando que toda la tensión del momento me abandonase. Matarlo ahí no era algo coherente, ni siquiera adecuado. De hecho, no tenía razones para matarlo, y no podía hacerlo. No sabiendo que la conocía, que realmente le afectaría su muerte. No. En el fondo le seguía guardando un cariño sumamente especial a Montserrat, por lo que no podía permitirme a mí mismo lastimarla, aunque fuese indirectamente. Luego de digerir aquella idea, luego de forzarme a mí mismo para no deshacerme de Bev allí mismo, lo observé. Y él habló. Y vaya que había cometido un error al decir aquellas palabras, ciertas, pero que me habían hecho cambiar de opinión sobre qué hacer con él. Como si fuese poco me seguía observando con aquella fijeza, como creyendo que era astuto por haber hecho aquél comentario, como si se hubiese salvado el pellejo gracias a eso. -No sabes el error que acabas de cometer, idiota- bramé con toda aquella rabia contenida, acercándome de pronto al poni que a mi lado parecía minúsculo, no sólo por altura, sino porque mi cuerpo era mucho más fornido que el suyo por cuestiones naturales. Él era un poni. Lo derribé con mucha facilidad, con una sola embestida fuerte y segura, colocando luego mi casco derecho encima de él. Dirigí mi mirada hacia los demás caballos, con los ojos vidriosos producto de tanta rabia. -El que se acerque correrá la misma suerte que él- avisé, no tenía ningún inconveniente en acabar con todos si era lo que tenía que hacer, lo importante era que no se metieran en asuntos que no eran de su incumbencia. Sólo esperaba que supieran, que la suerte que corriesen, en caso de ser mala, sería culpa de el estúpido Bevanlee. -Apuesto a que estabas seguro de que no te mataría- me reí de una forma irónica y ciertamente macabra, observando constantemente los ojos de mi pobre víctima. Dirigí mi casco derecho a su cuello, justamente en su yugular, el lugar por donde pasaba toda aquella cantidad inmensa de sangre que podía ser desperdiciada con un solo corte certero y preciso. Sabía de sobra como hacerlo, había perdido ya la cuenta de todos los equinos que había matado de aquella manera. -A mí tampoco me gustó que ella se fuese así como así, sin preguntarse que había sido de mí. ¿Y a ella le importó? No, ni en lo más mínimo. Nunca se preguntó que fue de mí, nunca se preguntó como estaba, mientras yo moría por las ganas de saber si todo estaba bien con ella- le escupí aquellas palabras con una agresividad poco vista antes, el problema era que todo aquello me dolía, me dolía como pocas veces. -¿Por qué me importaría a mí cómo se sentirá ella cuando mate a su Piper?- mascullé con verdadero odio, mientras mi casco ejercía presión justamente a un lado de aquella vena que podría ocasionarle la muerte en caso de ser cortada con un limpio y seco movimiento. Comenzó a manar sangre de la herida que le estaba ocasionando, aunque no se comparaba a la que podría llegar a perder en caso de que decidiese matarlo.

16 Re: ¿Perdidos? Tema sorpresa -ABIERTO- el Mar Abr 10, 2012 6:50 am

Bevanlee

avatar
-No claro, pero si lo supe desde que dejaste ver cuánto te importa ella- mascullé, unos justos segundos antes de que me tirara al suelo. Sí, yo era pobre y débil, y mucho más en comparación suya, pero no rogaba por una muerte ni fácil ni piadosa. Sabía que no iba a morir. Sabía que yo le importaba a Montse, y él también lo sabía. Y yo sabía algo que me habían dicho el brillo de celos en sus ojos, la rabia que destilaba en las blasfemias que vociferaba: que la quería también, no sabía cuanto, quizás ni él. Seguramente era difícil querer a alguien cuando no te aguantabas ni tú, y aquel parecía ser perfectamente su caso. El caso del fantasma. Y más aún si el pobre se había sentido aparte en las preocupaciones de la poni blanca, por las cuales yo estaba pagando ahora el precio. -¿Que por qué te importaría?- murmuré, con una expresión irónica en mi rostro que inmediatamente se esfumó y fue reemplazado por una mueca de dolor, breve, pero certera y agonizante. -Porque ella te importa a ti- susurré, con los dientes apretados. Aquella herida no era de muerte, pero estaba consiente del peligro que corría de que así lo fuera con el mínimo movimiento de su casco, que aún reposaba sobre mi cuello. -Anda. Sigue. Vive con ello. Mírala a ella vivir con ello- no me importaba herirlo, si bien la agresión fue verbal, pero dolería. Sí, aquello podría matarme bien fácilmente, pero en el arrancón de adrenalina no lograba ver las cosas claras, y mi vida carecía de valor. Lo único que me importaba ahora era lastimarlo, hacerle pagar la factura que yo usaría a mi defensa, como protegiendo mi vida a través de un frágil escudo de vidrio fino. Herirlo. Intenté regular mi respiración, si hiperventilaba se acelerarían mis latidos y la pérdida de sangre sería aún peor, así que calmarme, o por lo menos intentarlo, era la mejor opción que tenía por el momento. Me detuve un instante a ver el giro drástico que habían tomado las cosas, de ser alguna especie de aliados buscando un beneficio a nuestro favor a ser enemigos a muerte, habiéndonos dividido el enorme muro conformado por los celos, la ira y el rencor. Y en medio estaba Montse, aquella bella poni que con su dulzura y encanto nos había traído a los dos a éste enrollo. Un lío que no tenía solución, al menos no para mí, no aquí, no ahora.

17 Re: ¿Perdidos? Tema sorpresa -ABIERTO- el Mar Abr 10, 2012 8:08 am

Ares

avatar
El ver como el insolente poni seguía defendiendo aquella postura con esa ironía me sacaba de quicio. Por mi mente ya habían pasado muchas maneras de matarlo, habiendo superado las cien hacía ya cierto rato, todas involucraban una muerte lenta e increíblemente dolorosa. Aquellas sádicas ideas que hacían acto de presencia en mi mente me demostraban la razón por la cual mi descanso eterno se había vuelto algo imposible. Estaba lleno de rencor, de rabia. Nunca podría deshacerme realmente de mi verdadera naturaleza, por mucho que quisiese cambiar en el fondo. Era un ser oscuro, había nacido para serlo y pasaría el resto de mis vidas en aquella tierra, siendo un pobre desdichado que nunca logró borrar el rastro oscuro que había dejado el paso de Atila y sus secuaces por mi vida. -Me importa, está claro, pero eso no me detendrá. ¿Sabes por qué? Porque pese a todo el cariño que le tengo, o que al menos creo tenerle, soy un ser sumamente egoísta. Sé aceptarlo, la vida me ha enseñado que uno puede velar únicamente por su bienestar, no por el de los demás. Matar o morir- aquellas últimas palabras salieron de mi boca con tanta fuerza, con tanta rabia contenida que parecían cortar el aire. Había nacido para matar, y lamentablemente ya había tenido la dicha de experimentar la muerte una vez. Ahora, era simplemente un cuerpo que vagaba por el mundo, antes en busca de que alguien me ayudase, ahora buscando una forma de ayudarme yo mismo. Nada quedaba en mi interior. Carecía de alma, carecía en aquellos momentos del sentimiento de piedad. No sabía lo que era el perdón, y más allá de todo, una muerte más no haría gran diferencia en mi vida. -A ver si lo entiendes, estúpido- vociferé en cuanto sus siguientes palabras me trajeron a la realidad. Aumenté la presión de mi casco, formando una herida cada vez más profunda y seguramente dolorosa para él. -Ya noto que no valoras para nada tu vida, y lo peor es que eres un cobarde, pretendes que ella te salve del lío que tú mismo te buscaste- le recriminé, no toleraba que se aferrase tanto a Montse, a lastimarme verbalmente con cosas que tuviesen que ver con ella para zafar del problema que él mismo se había buscado. Dirigí mi mirada hacia los demás caballos, buscando la tranquilidad que me faltaba en el momento. No quería matarlo tan rápidamente, no. Me detuve en el rostro de uno de los sementales, que observaba la escena sin mucho por hacer. Notaba su terror, su desesperación por miedo a que algo les sucediese a las yeguas, aquellas que tan importantes eran en su vida. Tan importantes como Montserrat había sido para mí en un momento. Podía aceptar que el poni me recriminase todo lo que quisiese. Podía aceptar incluso que su querida amiga viviese con la tristeza de saber que Ares, el fantasma que en algún momento había sido su amigo había acabado con su miserable vida. Lo que no podía aceptar era el ver la desesperación en los rostros de los demás, el miedo, el miedo a perder a aquellos que querían. Similar a lo que yo había sentido en un momento, cuando intenté darle pelea a Atila, por ella, sin éxito. Volví a observar al poni, fijando mi mirada en sus agónicos ojos. -No lo hago por ti, ni siquiera por ella- le dije como último comentario, retirando mi casco delantero derecho de su garganta, soltando un bufido. No, ciertamente no lo hacía por ninguno de los dos ponis. Bufé, girándome hacia los sementales. -Pueden ahorrarse los comentarios, si de verdad pretenden que los lleve al club- advertí, reanudando la marcha hacia el club, destilando aquella frialdad y falta de compasión a cada paso que daba.

18 Re: ¿Perdidos? Tema sorpresa -ABIERTO- el Mar Abr 10, 2012 4:21 pm

Bevanlee

avatar
-Supongo que aceptarlo ya es un buen paso, ¿no? Ad...- aaaauch. Su casco se hundió aún más hondo, como había temido, y no pude completar la frase. Bien. Quizás no abrir mi bocota lograría prolongar mi vida un par de días más. Escuché sus palabras, ahora sí sin poder evitarme la sonrisa, evitando, no, no pudiendo sacudir la cabeza como mi único acto de rebeldía: el cuello sangraba muy feíto. A leguas se vería quién era el cobarde. Si bien yo me refugiaba en Montse, él tomaba cobijo con el egoísmo. Muy bonito. Sin embargo, el dolor me dio la sensatez necesaria para callar, y no dije ni mu al respecto. Pasó un buen cuarto de hora antes que pudiera ponerme en pie, demasiado tambaleante para mi gusto, notando ya el comience de la pérdida de sangre que le obligaba a mi corazón a bombear con más fuerza. Aquel pobre fantasma necesitaba alguien que lo ayudara, quizás Montse lo había hecho, pero al alejarse de él no había conseguido sino volver aún más rencoroso, si es que era posible. Y al parecer, lo era. Me forcé a dar un par de zancadas más largas de lo normal para ponerme a su altura, sin intentar ocultar el esfuerzo que me costaba siquiera dar un paso. -A ver. Sabes mi nombre, mi apodo, y puedes matarme, aquí y ahora, estrellándome contra un árbol- la herida en mi cuello era algo bastante delicado, demasiado, pero la vida entre los salvajes le había dado a mi cuerpo la fuerza necesaria para soportarla, aunque no por mucho tiempo. -Y yo, sabiendo que eres un fantasma que quiere vengar y soltar su rencor con actos impulsivos, no sé tu nombre- aquello no tenía por qué herirlo, mi voz era neutra, sin siquiera una pizca de ironía o sarcasmo en ella, casi intentando calmarlo. Sí, quería saber su nombre, si bien no para ir pregonándolo a los cuatro vientos, para saber si Montse me lo había mencionado alguna vez. Obviamente no como fantasma, sino como viejo amigo. Ella tenía tantos, y tan queridos por ella. Me obligué a no sonreír, pero era algo difícil para mí: si pensaba algo chistoso, ea, ¿por qué no reírme? Casi todas las cosas me daban gracia. Aunque bueno, en el contexto donde estaba no sería bueno para mi vida hacerlo, así que me abstuve. Me limité a concentrarme en dónde ponía las patas, rogando por que mi lindo corazoncito no me hiciera tomar un descanso por la herida que manaba sangre, ora un hilillo, ora un chorro descomunal, ora se detenía.

19 Re: ¿Perdidos? Tema sorpresa -ABIERTO- el Mar Abr 10, 2012 8:07 pm

Ares

avatar
A cada paso que daba mis cascos se hundían en la tierra, lo que era algo propio a sabiendas de la rabia que sentía en aquél momento. Lo único que me consolaba en menor medida era el saber que Bevanlee estaba herido. Sí, se podía decir que era algo incluso cruel, ya que no era propio de un caballo el sentirse tan dichoso ante la desgracia de los demás. Bueno, justamente yo no era un caballo, no tenía actitudes propias de un caballo y mucho menos tenía sentimientos propios de un caballo. Pasado pisado, y justamente mis tiempos como caballo de carne y hueso habían quedado enterrados en el pasado, junto con toda la desgracia de mi muerte. Agradecía que gracias al tiempo la herida que anteriormente tenía en mi hocico dejase de manar sangre; ahora, en su lugar, únicamente había una cicatriz que indicaba que, lamentablemente, había tenido que pasar por aquellos momentos de desgracia. Me giré para darle un vistazo a los sementales, viendo que ya la mayoría se habían unido, sabiendo que quizás un fantasma era su única opción para intentar salir del bosque. Esperaba que fuesen todos lo suficientemente astutos para notar que era un fantasma, y no un caballo común y corriente. De por sí mi aspecto físico ya era diferente: aquella blancura tan pura, aquel leve y tenue resplandor que conseguía vislumbrarse, las crines y cola tan sedosas, como si nunca hubiesen dejado de recibir los cuidados propios de un equino. Qué ironía, considerando que las veces que alguien se había dedicado a cuidar mi pelaje eran tan reducidas que ya siquiera recordaba en qué momento de mi vida había tenido el placer de disfrutar de tales cuidados. Desafortunadamente Bevanlee no podía cerrar aquella bocota que en tantos problemas lo había metido, y ahora ni siquiera podía disfrutar de un momento de tranquilidad. -¿No sabes cuándo guardar silencio, verdad?- le pregunté, suspirando y desviando mi mirada hacia él, que había logrado colocarse a mi altura no sin bastante esfuerzo antes. La herida de su cuello seguía manando sangre, aunque no se comparaba a lo que podía llegar a perder en caso de que mi casco se hubiese desviado un centímetro más. Esa herida, como mucho, lo debilitaría un poco, pero sería cuestión de muy poco tiempo para que cerrase completamente. -Ares- mascullé, desviando mi mirada de aquella herida del poni, clavándola en el frente. Todavía nos quedaba un largo camino por delante y dudaba de mi poder de autocontrol encontrándome en aquella situación, con un amigo tan cercano de Montserrat.

20 Re: ¿Perdidos? Tema sorpresa -ABIERTO- el Mar Abr 10, 2012 8:56 pm

Bevanlee

avatar
-La verdad sea dicha, no- Ares. Muy bonito nombre. Sí, Montse me lo había mencionado en más de una ocasión, como un viejo amigo que había tenido que dejar atrás al dejar la acampada donde habían pasado Halloween. Halloween. Perfectamente coherente para la aparición de aquel fantasma, que resultó no ser tan bueno como me había parecido en el primer instante en el que habló y se ofreció a conducirnos. Ahora vi por qué lo hacía, con total claridad: por Montse. La había visto secuestrada, y al vernos a nosotros y saber que podíamos ayudarla nos había contactado. Me dieron ganas de preguntarle si había visto a los de la manada hacerle algo, pero me abstuve. Quizás sólo tensaría aún más las cosas, y puede que hiciera alusión a mi antigua estancia en aquel grupo de brutos, encantados de tomar animales indefensos como posesión propia. Quería hacer algo para animarlo, como para intentar aclarar el barullo de pensamientos que giraban en su cabeza, pero poco o nada podía hacer realmente. Al parecer le faltaban las ganas a él de entablar una conversación decente, y tan alterado como estaba yo no podía sacar ningún tema a relucir sin saber exactamente cómo le afectaría, cómo cambiaría su actitud y por consiguiente qué tan peligroso sería para mi vida. Lo más prudente que podría hacer sería callarme, y así lo hice, al menos durante un buen rato; concentrándome otra vez en ver cada detalle que presentaba el bosque a mi alrededor.

21 Re: ¿Perdidos? Tema sorpresa -ABIERTO- el Mar Abr 10, 2012 9:14 pm

Ares

avatar
-No tienes que decirlo, ya lo noto- hice una mueca, suspirando, levantando mi mirada hacia el cielo. Estaba confundido respecto a todo lo que había sucedido en cuestión de tan poco tiempo, todo girando alrededor de la poni blanca que había desaparecido de mi vida hacía ya mucho tiempo. Creía que realmente había enterrado todo aquél pasado que tanto llegaba a dolerme cada vez que lo recordaba, pero ahora comprobaba que efectivamente no era así. El problema recaía en que Bevanlee había acabado pagando por algo que en realidad, no era su culpa. No era su culpa conocerla, ni quererla, más allá de cómo se pudiese haber dirigido a mí en un primer momento. Lo volví a observar, como analizándolo, haciendo una pausa antes de hablar. Tenía una pregunta revoloteando en mi mente y no tenía claro si formularla o no, ya que la respuesta podría ocasionar diferentes reacciones en mí. A fin de cuentas, no pensaba tragármela y quedarme pensando en eso luego de pasado el tiempo, no pensaba irme de allí sin conocer la repuesta. Carraspee, llamando así la atención del poni. -¿Estás enamorado de Montse?- pregunté, directo: sin rodeos. No iba conmigo el dar miles de vueltas antes de formular la pregunta. Sabía, en el fondo, que lo que le había hecho anteriormente podría cambiar su respuesta, y no quería eso. -No te haré nada, sea cual sea la respuesta- le avisé, desviando mi mirada y clavándola en el frente. La respuesta ya la sabía, sólo necesitaba, por una u otra razón, escucharlo salir de su boca. Tener la seguridad de que efectivamente era así, algo que había adivinado casi desde el primer momento.

22 Re: ¿Perdidos? Tema sorpresa -ABIERTO- el Mar Abr 10, 2012 9:42 pm

Bevanlee

avatar
Sí, bueno, el hecho de que mi boca no pudiera estarse quieta ni un ratito era algo que sería difícilmente desapercibido. Y mucho menos por un ser tan irritable como un fantasma, y peor aún, un fantasma como Ares. En fin. Lo escuché carraspear, preguntándome si algo se le había atorado en la garganta, aunque recordé que al ser un espíritu era prácticamente imposible que se le atorara algo en el buche. Y sí, no se le habían atorado más que las palabras, una frase que me golpeó de lleno y me dejó sin aire por un par de segundos. ¿Para qué responderle, si él ya lo sabía de todos modos? Sus próximas palabras me dieron un ligero empujoncito de valor para hablar, aunque cuando lo hice fue balbuceando e intentando ordenar mis ideas. -Creo que ya lo sabes- sí, sí que lo sabía, pero al parecer necesitaba escucharlo de mi propia voz; ya bien fuera para confirmar sus sospechas o para hacer eco a una suposición que lo había conducido a herirme, qué se yo, pero si él había ido al grano, pues yo también. -Sí. Demasiado- tragué saliva, incapaz de continuar. Ella no lo sabía, ¿contaría como un punto a mi favor en defensa propia? -Pero ella no lo sabe- susurré, apenas un hilo de voz, sin saber exactamente qué hacía que mis palabras salieran con tanta fluidez y sinceridad. No tenía por qué hacerlo, mucho menos si mi escuchante se trataba de un fantasma que quizás querría conducirme a mi muerte por lo que revelarían mis palabras, pero él mismo lo había pedido. Y tan fielmente habría de atenerse a su palabra de no hacerme nada como cumplió la de conducirnos, pese a mi actitud tan a la defensiva que había tomado en cuanto escuché el nombre de Montse. En fin.

23 Re: ¿Perdidos? Tema sorpresa -ABIERTO- el Mar Abr 10, 2012 10:00 pm

Ares

avatar
-Quiero que tú lo digas- me quejé en un tono de voz bajo, pero lo suficientemente alto como para asegurarme de que Bevanlee lo entendiese fuerte y claro. No tenía claro si aquello era un nuevo método de auto tortura, en el cuál escuchar la respuesta de él me sirviese de algo. No lo hacía. Sencillamente serviría para darme cuenta de que no podía hacer nada al respecto, para darme cuenta de que ella era una yegua de carne y hueso, y yo, no era más que un fantasma destinado a vagar eternamente por la tierra. Esbocé una amarga sonrisa, asintiendo levemente con la cabeza. -Lo sabía- mascullé en cuanto oí su respuesta. Era un sí, claro. Él estaba totalmente enamorado de ella y yo, no podía ni debía hacer nada al respecto. Por alguna razón, en aquél momento no me dolió tanto aquella respuesta como lo esperaba, quizás porque ya estaba más que claro que sería afirmativa, desde un primer momento. -Debería saberlo- aquello sonó como un reclamo, pues lo era. Montserrat mínimamente debería saber que aquél amigo qué tan cercano creía, realmente estaba enamorado de ella. Y por lo que había visto, no dudaba que aquello fuese correspondido con la misma intensidad. Suspiré, concentrándome en avanzar, ignorando todo lo que se removía en mi interior. De nuevo aquél fuego, aquél fuego avivado por los celos, por la rabia del momento.
-¿Por qué no se lo dices?- le pregunté, ahora observándolo. En vez de aprovechar que la tenía a su lado, que realmente aquél sentimiento era correspondido se lo guardaba. Era irónico, ilógico y carecía de sentido. ¿Por qué no lo decía? ¿Por miedo al rechazo? Me reí para mis adentros, negando levemente con la cabeza. -Ella...- me obligué a mí mismo a hacer una pausa de unos pocos segundos antes de hablar, retomando luego mis palabras. -Ella siente lo mismo por ti- finalicé, frunciendo levemente el ceño. Era difícil decirlo.

24 Re: ¿Perdidos? Tema sorpresa -ABIERTO- el Mar Abr 10, 2012 11:02 pm

Bevanlee

avatar
-Porque yo no me había dado cuenta. No hasta que llegaron ése par de estúpidos salvajes y se la llevaron- mi voz se quebró cerca de la mitad de la frase, pues no quería ni pensar lo que le podrían estar haciendo justo ahora. Y más aún conociéndolos como los conocía, muy a mi desgracia. Como las palabras que le siguieron hablaban mayormente sobre eso, las pasé por alto como pude, haciendo caso omiso de ellas...pero las últimas me golpearon, duro. -¿Qué?- susurré, helado. No, ¿cómo podría saberlo él? Si bien sí habían llegado a ser buenos y viejos amigos, aún siendo un fantasma, Montse no podría habérselo dicho. De hecho, siquiera creo que me recordara por aquel entonces; no quería pensar en ello, casi desechando la idea de inmediato: era demasiado bonito para ser real. -¿Te habló de ?- inquirí, todavía incrédulo. También ella me había hablado mucho de él, ¿por qué negarlo? Creo que incluso recordaba más que ella de todo lo que me había contado por aquel entonces, cuando recién se había terminado la acampada y mi amiga estaba con su dueña, quien al mismo tiempo estaba con su novio. A saber qué habría sido de ellos. Recordé también un comentario que habían soltado, ambos, tan pronto nos habían visto juntos. ¿Pero qué demonios? ¿Toda la gente se había dado cuenta antes que yo, o qué? Bueno, al parecer sí. Y eso me enfadaba, de algún modo u otro, en primer lugar porque la gente que lo había descubierto no era precisamente cercana a mí, mucho menos un fantasma, como Ares.

25 Re: ¿Perdidos? Tema sorpresa -ABIERTO- el Mar Abr 10, 2012 11:19 pm

Ares

avatar
-¿Cómo es que no te habías dado cuenta de eso? Incluso yo lo supe desde el primer momento en el que te vi- me había esperado muchas cosas de parte de Bevanlee, pero que me dijese justamente que no se había dado cuenta de cómo quería a Montse era, posiblemente, lo único que no me había esperado. Cualquier tercero podría darse cuenta con facilidad de los sentimientos de él si le dedicaba al menos media hora. De una u otra forma, el nombre de Montserrat acabaría cayendo en la conversación aunque fuese por aparente casualidad. Y luego, sólo era prestar atención a la forma en la que le brillaban los ojos al poni, cómo prácticamente se le caía la baba al hablar de ella. Eso me demostró que lo mío posiblemente no fuese amor. Era, quizás, una amistad que había acabado confundiéndose con el tiempo. Ella había sido la única capaz de hacerme sentir nuevamente un caballo, y había despertado en mí nuevos sentimientos. El cariño, por ejemplo. Pero no pensaba en ella como una pareja, sino que siempre la había tenido como una amiga. Claro que ahora al saber que había otro equino en su vida los celos habían surgido como por arte de magia... Pero no. No sentía que mis reacciones para con ella fuesen iguales que las de él. Era más bien la necesidad de tenerla a mi lado, el capricho de que Montse, siendo la primer yegua a la que llegué a querer realmente, esté a mi lado. De la forma que fuese, siendo amigos, siendo algo más... La quería a mi lado. Suspiré, haciendo una mueca. Pese a que no fuese amor, el dolor seguía bien instalado en mi pecho, los celos seguían quemando con la misma intensidad y la molestia para con Bev estaba aún presente. -No es necesario que me hable de ti. Vivo aquí, y pude llegar a ver todo el trayecto desde la hípica hasta que los sementales los capturaron. El único que todavía no ha notado que Montserrat está enamorada de ti, eres tú- me costaba creer que el semental fuese tan despistado. ¿Es que de verdad no lo había pensado? Fruncí levemente el ceño, desconcertado. -Veo cómo te mira; cómo te habla. Ese mismo brillo peculiar en los ojos cada vez que escucha tu nombre- las palabras salieron de mi boca con una brusquedad bastante común en mí, pero a la que él podría no estar acostumbrado aún.

Contenido patrocinado


Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba  Mensaje [Página 1 de 3.]

Ir a la página : 1, 2, 3  Siguiente

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.